5 errores que cometemos antes de dormir y que nos roban energía

5 errores que cometemos antes de dormir y que nos roban energía

Tiempo de lectura: 4 mins.

Si durante la mañana no tienes energía, revisa si incluso sin querer cometes alguno de los siguientes errores antes de dormir. ¡No eres el único!

La pandemia nos ha agotado a todos. Si bien las vacunas ya se encuentran presentes, no parece que el acceso a todos se dé pronto. Y mientras eso ocurre, a veces la vida parece un loop. El hecho de perder contacto con nuestros seres queridos o de no poder planear nada aún nos tiene en estado intermitente, y esto genera fatiga pandémica. Sin embargo, podemos tomar cartas en el asunto. La revista GQ en su edición de Estados Unidos da un par de consejos para empezar el día con más energía. Y todo comienza una noche antes. ¿Te apuntas a corregir estos errores que muchos cometemos antes de dormir?

Error no. 1: no estirarte con ganas

Si antes de decirle hola a Morfeo haces un poco de stretching, le das oportunidad a tus músculos de liberar la tensión acumulada durante todo el día. Esto, además, resulta ideal para quienes hacen ejercicio por la mañana, pues los prepara físicamente para el esfuerzo que viene.

Puedes inclinarte hacia adelante, de pie, para tocar los dedos de los pies, mientras practicas una respiración controlada: inhala cuatro segundos, sostén otros cuatro y libera el aire por ocho segundos. Repite cinco o seis veces el ciclo.

Error no. 2: no agradecer lo que tienes

En Wokii te hemos hablado una y otra vez de los beneficios de la gratitud. Y si das gracias en la noche, mucho mejor. Puedes escribir aquello que agradeces en un diario o bien decirlo en voz alta, frente al espejo. Y no hacerlo antes de dormir es uno de los errores clave para sufrir una baja de energía al día siguiente.

La doctora Julie Gurner, psicóloga clínica, recomienda tomarnos diez minutos antes de acostarnos para llevarlo a cabo. «Esto puede comenzar a cambiar la forma en que te ves a ti mismo en el mundo y reducir el estrés, porque modifica tu enfoque».

Error no. 3: no preparar tu menú del día anterior

La noche resulta ideal para dejar listo aquello que vas a comer al día siguiente. De esta manera, evitas prisas en la mañana y errores en tu alimentación. Puedes aplicar el batch cooking, que te ayuda a tener un menú planificado para toda la semana y evita, además, desperdiciar alimentos.

“Reduce la ansiedad cuando abres el refrigerador para ver que tu desayuno o almuerzo ya te está esperando allí”, asegura la dietista Aja Gyimah. «Algo fácil como la avena durante la noche o un yogur para el desayuno. Incluso simplemente cortar algunas verduras hace que las prisas al día siguiente sean menos intimidantes».

Error no. 4: Consumir alcohol antes de dormir

Muchas personas acostumbran tomar una copa antes de acostarse, pues esto les ayuda a conciliar el sueño. Sin embargo, es uno de los peores errores al irnos a dormir, ya que el alcohol puede interrumpir el sueño REM, ese que resulta el más profundo y nos da la sensación de descanso. Entonces, ese trago puede afectar la calidad del sueño y hacernos sentir ansiosos o de mal humor.

Si vas a tomar alcohol, que sea dos horas antes de dormir. Y que no sean más de dos copas. Ese es el consejo de los expertos.

Uno de los errores más comunes, el no. 5: Acostarse mucho antes de dormir


La cama es para dormir. Repítelo tres veces o hasta que sea necesario. No es para ver la tele, ni tampoco para trabajar, mucho menos para cenar. Según los expertos, si destinamos mucho tiempo en la cama, entonces el cerebro asocia estar ahí para otras cosas… menos para descansar. De hecho, lo anterior es uno de los errores más comunes antes de dormir.

«Esta es en realidad una causa muy común de insomnio, se llama insomnio psicofisiológico», dijo a GQ Sujay Kansagra, director del Programa de Medicina del Sueño de Neurología Pediátrica de la Universidad de Duke.

Además, el hecho de tener insomnio y seguir acostados nos genera una presión mental que genera un círculo vicioso: al no poder dormir, damos vueltas y vueltas, que menos nos dejan descansar. La clave, entonces, es acostarnos hasta que estemos verdaderamente cansados.

Evita los errores anteriores antes de dormir y sentirás más energía en la mañana.