El diario de la gratitud: es momento de iniciar el tuyo

El diario de la gratitud: es momento de iniciar el tuyo

Tiempo de lectura: 4 mins.

Conoce los beneficios de escribir un diario de la gratitud y por qué te ayudará a llevar una vida más feliz.

Puede sonar un poco místico, pero la gratitud, en realidad, es un sentimiento con un efecto muy poderoso en nuestras mentes. De hecho, la psicología seria ha comenzado a incorporar líneas de investigación sobre cómo la gratitud transforma nuestros pensamientos y repercute en nuestro bienestar, salud y autoestima.

Basta con echarle un ojo al libro The Psychology of Gratitud, de los investigadores Robert Emmons y Michael McCulloug, donde recopilan 14 ensayos clínicos que demuestran los beneficios de practicar la gratitud día a día. Por ejemplo: cuando damos gracias a algo o a alguien, por un momento dejamos de lado nuestro egoísmo y dejamos de pensar en nosotros. Además, es un círculo virtuoso: agradecer nos hace felices y, cuando somos felices, somos más capaces de valorar y dar las gracias.

Qué es un diario de la gratitud

Hace unos años, la experiodista de espectáculos Janice Kaplan publicó el libro El diario de la gratitud. En él, recuerda cómo una noche antes de Año Nuevo se propuso hacer un cambio radical en su vida. Entonces, recordó que algunas celebridades a las que había entrevistado años atrás, como Michelle Pfeiffer y Matt Damon, solían llevar algo llamado diario de la gratitud. Intrigada, puso manos a la obra.

La fórmula es simple: se trata de llevar un registro diario de todas aquellas cosas que te hicieron feliz. A esas cosas debes decirle gracias. Por ejemplo: gracias a mi perro por haberme hecho salir de casa a pasearlo, porque gracias a eso pude ver un atardecer único. O bien: gracias a este libro que me ha hecho reír muchísimo.

Incluso si tuviste un mal día y crees que no hay nada que agradecer, debes buscar un motivo para dar las gracias. De hecho, son estos días los que te ayudarán a darte cuenta de que quizás no fueron tan malos como tú crees. Digamos que fue un día lluvioso y odias los días grises. ¿Por qué no dar las gracias a la lluvia por haberte permitido usar ese abrigo o esas botas que llevaban meses guardadas?

 Aunque parezca una banalidad, el practicar la gratitud va transformando nuestra percepción del mundo. Y es que, cuando ponemos sobre papel nuestros pensamientos, ponemos orden al caos de emociones dentro de nosotros.

Inicia tu propio diario

  1. Elige una libreta especial para anotar tus pensamientos diarios. También puedes elegir una app para notas en tu celular o en tu computadora.
  2.  Ten actitud. Debes estar decidido y comprometido con este proyecto. De otra forma, terminarás abandonado tu diario al tercer día.
  3. Establece metas. En qué momento del día quieres escribir y cómo esperas verte en tres, seis y 12 meses. Es tu diario, las únicas reglas las pones tú.
  4. Crea recordatorios. La típica alerta en el celular o en la computadora no fallan, o incluso puedes pegar un post-it frente a tu escritorio.
  5. Céntrate en las pequeñas cosas. ¿Te gustó mucho tu almuerzo? ¿Disfrutaste la película que viste en la tarde? Con eso basta para estar agradecido.
  6. Enfócate en las personas. Agradecer a las cosas está bien, pero agradecer a una persona suele costarnos más trabajo, y es por ello que suele ser un ejercicio más retador y efectivo.

Cuando practicas la gratitud diariamente, al cabo de un tiempo verás cómo puedes apreciar de forma más positiva lo que te rodea y cómo vas resignificando aquello que antes te molestaba.

Te recomendamos: Agradecer es benéfico para el espíritu, pero también para la mente