Descubre el co-wash: la moda de lavarte el pelo solo con acondicionador

Descubre el co-wash: la moda de lavarte el pelo solo con acondicionador

Tiempo de lectura: 3 mins.

Descubre qué es el co-wash, una rutina de lavado para cabellos con frizz o muchos rulos.

Tal vez has escuchado del co-wash o co-washing, pero ¿sabes qué es y por qué muchos hablan de él? Y, más importante aún: ¿deberías adoptar esta costumbre también?

El co-wash es nada más —y nada menos— que lavar tu cabello solo con acondicionador. Si tu pelo es extremadamente seco o con chinos, muy probablemente te puedas beneficiar de este sistema.

La ciencia del co-wash se basa en el hecho de que muchos champús tienen sulfatos, un tipo de detergente que si bien tiene gran poder de limpieza, puede quitarle a tu cabello sus aceites naturales y humedad, dejándolo seco y proclive a ser quebradizo.

Al eliminar el champú de tu rutina, tu pelo podrá mantener sus niveles naturales de hidratación, crecer sanamente y con más brillo.

¿Qué más beneficios tiene el co-wash?

Sin embargo, el co-wash no se basa únicamente en eliminar el champú y aplicar acondicionador como normalmente lo haces —en las puntas y evitando cuero cabelludo, como siempre te dijeron—.

En realidad, se trata de usar, en primer lugar, el acondicionador adecuado. Esto quiere decir que no contenga siliconas, sustancia que agrega brillo al pelo. Pero este efecto es temporario y, con el tiempo, el silicón se va acumulando en tu melena haciendo que ésta se vea y se sienta pesada y sin forma.

Una vez que taches el silicón de tu acondicionador, busca uno que tenga productos emolientes, o sea altamente hidratantes. Entre ellos figuran la manteca de karité, el germen de trigo, la crema de coco, el aceite de aloe vera, jojoba o el de aguacate. Todos ellos ayudarán a suavizar tu cabellera y cutícula, a reducir el frizz, a darle brillo y a conformar una capa sobre el pelo que la ayude a absorber humedad y a sellarla para que ahí se quede.

Ya que encontraste el acondicionador que mejor va con tu pelo, es hora de poner manos a la obra. En primer lugar, moja tu cabellera y toma una pequeña cantidad de acondicionador —apenas una cucharada de té— y masajea todo el cuero cabelludo. Sí, al revés de lo que te venía diciendo tu peluquero o tu revista favorita.

Junto con la acción enérgica, pero sin lastimar, de tus dedos, el producto va a desprender cualquier tipo de suciedad en tu cuero cabelludo. Pero mantendrá su grasitud natural. No temas: a menos que tengas un pelo muy graso, en cuyo caso desaconsejamos rotundamente el co-wash, tu cabellera no quedará con aspecto grasoso.

Lee además: Los 4 aceites fantásticos (y naturales) para cuidar tu cabello.