Un nuevo modelo de negocio busca acabar con el fast fashion: las apps de renta de ropa

Un nuevo modelo de negocio busca acabar con el fast fashion: las apps de renta de ropa

La tendencia de usar ropa de segunda mano se convirtió en una buena oportunidad para el nacimiento de apps de renta de ropa. Así es como funciona.

Imagina tener un guardarropa nuevo cada mes, sin necesidad de gastar grandes cantidades en prendas nuevas. Esta es la propuesta de un nuevo modelo de negocio: las apps para renta de ropa.

Bajo esta idea, sólo tendrías que registrarte en ellas y pagar una mensualidad, con la cual recibirías un paquete de ropa de segunda mano y, al siguiente mes, la cambiarías por otro paquete de ropa.

La idea no es precisamente nueva, ¿o es que nadie ha ido antes a un bazar o a una venta de garaje? Pero lo innovador aquí es el hacerlo de forma sistematizada por medio de apps que permiten la renta de ropa.

Foto: Unsplash

Una de estas alternativas es Onloan, una app fundada por Natalie-Anne Hasseck. Onloan es una de estas primeras y revolucionarias apps para rentar ropa y que buscan poner fin al fast fashion y al consumismo de prendas que, muchas veces, ni siquiera nos ponemos.

Es tiempo de ponerle freno al fast fashion

De acuerdo con algunos estudios, el mercado de ropa de segunda mano crecerá de 28 mil millones de dólares a 64 mil millones para 2024. Para ese año, los guardarropas podrían estar compuestos en su mayoría por artículos de segunda mano, alquilados o comprados.

Eshita Kabra-Davies, fundadora de la aplicación de renta de ropa By Rotation, ha notado un cambio en los hábitos de alquiler de sus clientes.

“Antes del confinamiento, la demanda estaba fuertemente impulsada por bodas y días festivos. Ahora, los rotadores alquilan artículos para cenas familiares o citas en video ”, dice.

Foto: Unsplash

En opinión de la emprendedora, la renta de ropa por medio de apps se convertirá en un hábito para los consumidores, quienes cada vez están más contentos con tener armarios pequeños y únicamente con lo indispensable.

Esta es una buena noticia para el planeta. A nivel mundial, cada año se producen casi 100 mil millones de prendas de vestir. Como tal, la industria de la moda contribuye con alrededor del 10% de las emisiones globales de carbono.

Natalie-Anne Hasseck atribuye el cambio en el comportamiento del consumidor a un alejamiento del estatus a la vestimenta “placentera”. “Los clientes se preocupan menos por las tendencias y más por la identidad y la personalización», asegura la fundadora de Onloan.

Una investigación de la firma de mercado Kantar muestra que 34% de las personas intenta evitar la moda rápida y un 42% desea comprar en una tienda ética. Aunque la realidad dice que solo 12% sabe siquiera el nombre de una sola tienda de ropa ética.

Para ello, es necesaria una mejor comunicación de las marcas, al igual que un enfoque industrial más unificado de qué significa ser una marca “sostenible”.

Foto: Unsplash

Las apps de renta de ropa son el futuro

Las marcas de moda rápida o fast fashion enfrentan una crisis de imagen pública muy fuerte y solo algunas como H&M están migrando hacia formas de producción y telas más sostenibles.

Pero, más allá de eso, el fast fashion debe morir, pues en sí mismo es insostenible: mientras sigamos produciendo ropa innecesaria y a ritmos acelerados, no disminuirá la contaminación de la industria de la moda.

Las apps de renta de ropa llegan en un momento en el que más y más personas encuentran que la ropa de segunda mano es una buena alternativa para tener buenas prendas a un precio más bajo, al tiempo que benefician al planeta.

Foto: Unsplash

En el mundo han surgido plataformas como Depop, un mercado famoso por su ropa vintage original y de segunda mano de buena calidad. Alternativas como ésta hacen que la experiencia de tener ropa “nueva” sea accesible, inclusiva y hasta deseable.

«Queremos utilizar nuestro alcance para influir en la forma en que consumimos moda, alentando a las personas a considerar la segunda mano primero», dice Justine Porterie, directora de sostenibilidad de Depop en entrevista con The Guardian.

Un factor importante para prolongar la vida útil de la ropa es cómo la cuidamos. Podemos utilizar menos detergentes y productos químicos agresivos con las telas, y tratar de evitar secarla por muchas horas al sol. Esto hará que nuestra ropa tenga más años de vida útil.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.