Piden en España suspensión de anuncios sobre combustibles fósiles

Piden en España suspensión de anuncios sobre combustibles fósiles

En su afán por salvar al planeta, Greenpeace y otras organizaciones están pugnando por desaparecer los anuncios sobre combustibles fósiles. Al menos en España ya empezaron.

De acuerdo con las Naciones Unidas, las emisiones mundiales de dióxido de carbono por combustibles fósiles aumentaron 62% entre 1990 y 2019. Una cantidad exorbitante que nadie pensaba llegaría tan pronto.

En México, 64% de las emisiones contaminantes corresponden al consumo de combustibles fósiles, de acuerdo con el Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero 2015.

Y en España, el panorama pinta mucho peor, pues más de 45 mil personas mayores de 14 años mueren al año debido a la quema de combustibles fósiles. Lo cual se traduce en casi el 11% de las muertes anuales de este grupo de edad.

Por este motivo, más de una veintena de ONG’s y asociaciones europeas iniciaron una campaña para recolectar un millón de firmas con el fin de promulgar una ley que prohíba los anuncios de los combustibles fósiles. Y de los servicios de transporte aéreo, por carretera y por vías navegables.

Asimismo, pretenden que se prohíba el patrocinio de cualquier empresa que opere en el ámbito de la extracción, el refinado, el suministro, la distribución o la venta de este tipo de combustibles.

Piden en España suspensión de anuncios sobre combustibles fósiles

Reducir las emisiones de efecto invernadero a como dé lugar

Cabe destacar que esta petición de firmas coincide con la difusión de un análisis elaborado por los activistas de DeSmog y Greenpeace Holanda. El estudio se trata de 3 mil anuncios publicados por seis empresas europeas del sector en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube, en donde promueven el consumo de combustibles fósiles.

Éstas son: Royal Dutch Shell, Total Energies, Preem, Eni, Fortum y la española Repsol, las cuales son acusadas de lavado verde o greenwashing. Es decir, que su publicidad no refleja sus actividades empresariales, ya sea porque hacen demasiado hincapié en sus actividades ecológicas. O porque restan importancia a las actividades relacionadas con los combustibles fósiles.

Por ello, se pide que también se vete a la publicidad que no corresponde con su actividad.

Mientras tanto, la Unión Europea ya se encuentra planeando una estrategia que permita a la economía comunitaria reducir un 55% sus emisiones de efecto invernadero en 2030, respecto a los niveles de 1990.

Mucho se habla, lo entendemos, pero acciones verdaderamente se cuentan muy pocas. ¿Hasta cuándo?

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: “Cómo evitar un desastre climático”: Bill Gates lo explica todo en este libro