¿Alquilar ropa, reciclar o desecharla? Lo que debes saber del ‘greenwashing’

¿Alquilar ropa, reciclar o desecharla? Lo que debes saber del ‘greenwashing’

Un estudio reciente en Europa determinó que el reciclaje y el alquiler de ropa ya no son modelos de consumo sostenibles. Prácticas que se generaban debido al ‘greenwashing’

Un estudio publicado por la revista científica finlandesa Environmental Research Letters ha revelado que alquilar ropa o reciclarla (acciones que durante mucho tiempo se consideraron como unas de las “respuestas” a la crisis de sostenibilidad de la moda) es peor para el planeta, que tirarla.

El mayor impacto de alquilar ropa le pega directamente al clima. La revista indica que el costo ambiental oculto se refiere al desperdicio generado en el envío y embalaje. El alquiler implica una gran cantidad de transportes, llevando la ropa de ida y vuelta entre el almacén y el arrendatario. Asimismo, la limpieza en seco también es perjudicial para el medio ambiente.

Como te hemos contado en otras notas, la industria de la moda es responsable del 10% de la contaminación global mundial. Y las compañías no cesan de anunciar pasos hacia un futuro mucho más verde. En algunos casos son prácticas de greenwashing y en otras empresas existe una preocupación real.

La razón de que su impacto sea tan grande es doble. Por un lado su cadena de suministro es larga y compleja. Empieza en la agricultura (fibras vegetales) y la fabricación petroquímica (fibras sintéticas). Sigue por la manufactura para pasar por la logística y luego termina en la venta al por menor.

Las investigaciones calculan las emisiones de gases de efecto invernadero vinculadas a 5 formas de comprar y desechar la ropa. Usar las prendas y tirarlas (slow fashion), reducir el consumo, reutilizar la ropa (reventa), el reciclaje industrial y el alquiler. Así que no va por ahí.

¿Qué es y cómo funciona el greenwashing?

Es una estrategia de mercadotecnia que emplean algunas compañías y que consiste en mostrar a la audiencia que son respetuosos con el medio ambiente a la hora de presentar sus productos y servicios.

Esta estrategia es un engaño, pues en el fondo ni los procesos son respetuosos con el entorno ni los productos o servicios que ofrecen a su público.

Una de las principales formas de llevar a cabo esta estrategia de marketing se vale del uso del color verde para transmitir a la audiencia su compromiso con el medio ambiente.

Sin embargo, en muchas ocasiones, el uso del color verde no corresponde con cambios en las políticas de la empresa o en su cultura. Tan solo se apoyan en dicho color y en imágenes de entornos naturales para atacar al subconsciente. De esta manera nos hacen creer que realmente son amigables con el planeta.

Y tú, ¿identificas alguna marca de ropa que practique el greenwashing?

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Estudio: Conservar el medio ambiente reduce la violencia en la sociedad