¿Deberíamos lavar la ropa nueva antes de usarla? 👕

¿Deberíamos lavar la ropa nueva antes de usarla? 👕

¿Gastar más agua o arriesgarse a contraer una infección en la piel? He aquí el dilema de lavar o no la ropa nueva antes de usarla.

El mundo se divide entre dos tipos de personas: quienes lavan la ropa nueva antes de usarla y quienes se la ponen directo de la tienda. Porque, ¿para qué lavarla si está nueva?

Y al mismo tiempo, hay dos argumentos a favor o en contra de lavar la ropa nueva. Por un lado, hay quienes dicen que es por simple higiene, ya que la ropa no llega precisamente limpia a las tiendas después de numerosos viajes desde su lugar de fabricación (sobre todo si tu etiqueta dice Made in Bangkok).

Por otro lado, hay quienes prefieren no lavar la ropa nueva como una forma de cuidar las prendas. De no desteñirlas o simplemente para no gastar agua innecesaria en un ciclo de lavado adicional al ya de por sí bastante contaminante proceso de fabricar ropa.

En este dilema de historias, mitos y demás creencias, nadie como los expertos para salir de dudas. Y un fuerte argumento es el de los médicos, particularmente los dermatólogos.

¿Deberíamos lavar la ropa nueva antes de usarla?
Foto: Unsplash

Debemos cuidar nuestra piel en todo momento

La Dra. Susan Nedorost, profesora de dermatología en la Case Western Reserve University y directora del programa de dermatitis en University Hospitals Cleveland Medical Center, dijo a la revista Time que usar la ropa sin lavar puede provocar reacciones alérgicas, irritación y hasta problemas más graves.

«Cuando vemos dermatitis alérgica de contacto en la ropa, generalmente es por tintes dispersos», dice la especialista. Estos tintes dispersos se encuentran en mayor concentración en materiales como nylon, materiales que repelen el agua o poliéster. Como con la ropa que usas para hacer ejercicio o en prendas nuevas que no han sido lavadas.

La experta dice que el sudor y la fricción con el cuerpo libera estos químicos y los hace entrar en contacto directo con la piel. Lo cual expone tu piel a reacciones alérgicas que pueden ir desde casi imperceptibles hasta unas bastante serias.

«Si un paciente entra y tiene un sarpullido en la parte posterior del cuello y a lo largo de los costados alrededor de las axilas, la primera pregunta que hago es qué se pone cuando hace ejercicio», dice Nedorost.

¿Deberíamos lavar la ropa nueva antes de usarla?
Foto: Unsplash

Lavar la ropa nueva: una simple cuestión de higiene

No todas las personas van a tener una reacción alérgica, pero tampoco puedes saber si te va a pasar. Así que es mejor prevenir y darle una lavada a lo que acabas de comprar, que también puede ayudar a evitar el riesgo de desarrollar una nueva alergia.

Y esa no es la única razón: un estudio de 2014, realizado por investigadores de la Universidad de Estocolmo en Suecia, probó 31 muestras de ropa de tiendas con «diferencias en color, material, marca, país de fabricación y precio, y destinadas a un mercado amplio.

Foto: Unsplash

En las muestras encontraron una sustancia llamada “quinolina”, que se usa en tintes para ropa, así como otros compuestos químicos que pueden producir todo tipo de problemas de salud, incluyendo cáncer de piel.

También está el tema de que en las tiendas no tienen lavanderías y nunca lavan la ropa cada vez que alguien se la prueba. Así que realmente no puedes saber si hay algo ahí que también te pueda afectar, o que simplemente sea desagradable.

Lavar la ropa antes no solo reduce el contenido de químicos, sino que elimina cualquier tipo de suciedad, bacterias y gérmenes. Además, se recomienda que siempre le des preferencia a las prendas con materiales naturales, ya que los sintéticos se pueden tratar con más químicos, y eso también los hace más dañinos para el medio ambiente.

¿Deberíamos lavar la ropa nueva antes de usarla?
Foto: Unsplash

Sí, lavar la ropa nueva quizás no es lo más ecológico, pero no te vas a arrepentir de hacerlo y tu piel te lo va a agradecer.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te recomendamos: Te decimos cómo preparar tu propio jabón casero (¡y ecológico!)