Te decimos cómo preparar tu propio jabón casero (¡y ecológico!)

Te decimos cómo preparar tu propio jabón casero (¡y ecológico!)

Una receta sencilla y con ingredientes que debes tener en la cocina, te ayudará a hacer tu propio jabón casero, además ¡no contamina al planeta! Toma nota.

¿Sabías que la mayoría de los jabones comerciales pierden su valor nutritivo durante el proceso de producción? Además de que si los usas en exceso tienden a resecar la piel.

En cambio, el jabón casero al estar elaborado con ingredientes naturales, mantiene las vitaminas que ayudan a mejorar la textura de nuestra piel. Y también resulta benéfico para el medio ambiente porque no contamina.

Lo mejor de todo es que no es complicado de hacer, por lo que tú mismo puedes preparar tu jabón casero. ¡Manos a la obra!

Beneficios de hacer tu propio jabón casero

Pero antes te contamos los beneficios de hacer jabones caseros, con los que además, pasarás tiempo con tu familia haciendo algo útil.

1. Mantienen las propiedades de las plantas.

2. Al emplear ingredientes naturales como aceites y mantecas vegetales sin procesos químicos, se aprovechan mejor sus beneficios.

3. Ahorras dinero.

4. Los jabones caseros pueden ser empleados para cara y cuerpo, ya que no resecan la piel al conservar sus vitaminas. Y no necesitarás comprar dos.

5. Son libres de crueldad animal.

6. Son terapéuticos.

7. Al no pasar por procesos tóxicos, sus propiedades se mantienen. Por ejemplo, para relajar usa lavanda o para estimular la energía: romero.

8. Respetan el medio ambiente.

9. Los jabones caseros son biodegradables ya que no contienen ingredientes tóxicos ni químicos sintéticos. Así que puedes estar tranquilo de que no contaminarás el agua.

Si al leer esto, ya te animaste a probarlos. Te pasamos una receta fácil para preparar tu propio jabón casero. Toma nota.

Necesitas:

+ Una pastilla de glicerina de color transparente o claro.

+ Flores de lavanda.

+ Molde con la forma que desees.

Preparación:

Pon la pastilla de glicerina en baño maría hasta que se derrita. Después, agrégale las flores de lavanda (puedes usar gotas de aceite esencial de lavanda si no encuentras las flores) y revuelve. Estando todavía caliente, coloca tu mezcla en el molde y déjalo enfriar. ¡Listo, a usar tu jabón casero!

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: 7 razones por las que amamos tanto la lavanda