En 10 años todo el mundo tendrá un sensor en el cerebro, pero ¿cuál será la razón?

En 10 años todo el mundo tendrá un sensor en el cerebro, pero ¿cuál será la razón?

Se lo sugirieron al mismísimo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por lo que no estamos muy lejos de que desarrollen un dispositivo que nos lea la mente.

Las películas de ficción ya no están tan fuera de la realidad, pues en 10 años todo el mundo tendrá un sensor en el cerebro. Este hecho tendrá repercusiones científicas, médicas, sociales, económicas y también de seguridad nacional.

¿De qué se trata este sensor en el cerebro?

El neurocientífico Rafael Yuste, catedrático de la Universidad de Columbia, y el ingeniero Darío Gil, director mundial del área de investigación de IBM, alertaron en la residencia del presidente estadounidense Joe Biden de la inminente llegada de un mundo en el que los ciudadanos se conectarán a Internet con el cerebro, a través de gorras o diademas capaces de leer la mente.

En 10 años todo el mundo tendrá un sensor en el cerebro, pero ¿cuál será la razón?

En ese hipotético futuro, un algoritmo podrá autocompletar la imaginación, como ya hacen los procesadores de texto con las palabras. Los primeros dispositivos, aún rudimentarios, podrían estar a la venta en 10 años en las tiendas de electrónica, según los cálculos de estos expertos.

“Un equipo de la Universidad de Stanford ha logrado en el 2021 que los pacientes paralíticos, que no pueden hablar, escriban como si escribieran a mano. Pero basados ​​en el pensamiento, con tecnología implantada”, dijo Yuste.

El experto también hizo hincapié que cuanto más decodifiquemos el cerebro, más decodificaremos la actividad mental. Y, además, se podrá saber qué partes de su cerebro se están activando: la visual, la emocional o la sensorial.

En máximo 10 años el dispositivo podrá estar a la venta

Advirtió que físicamente las señales son tan débiles que hay que tener el sensor pegado al cerebro, por ahora, pero que en los próximos 5 o 10 años tendrá que ser un gorro o una diadema.

Es tal su impacto, que varios gigantes tecnológicos ya están mostrando interés, como Tesla de Elon Musk y Bryan Johnson.

No obstante, Yuste dijo que la conexión que tenemos ahora con el algoritmo de inteligencia artificial, en el teléfono móvil, sigue siendo torpe, sin embargo van en vías del progreso y será para mejorar la calidad de todos los seres humanos.

Un sensor en el cerebro las 24 horas resultaría un tanto invasivo, o ¿tú qué opinas?

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: 5 alimentos para reducir la ansiedad de manera natural