Martin Luther King Jr. y su sueño aún no cumplido de igualdad racial

Martin Luther King Jr. y su sueño aún no cumplido de igualdad racial

Tiempo de lectura: 5 mins.

Hoy se celebra el Día de Martin Luther King Jr., una excelente fecha para preguntarnos: ¿qué tanto se ha cumplido de su sueño de igualdad racial?

El tercer lunes de enero de cada año es conocido como el «Día de Martin Luther King Jr.». Cada año el pastor es recordado por ser el mayor portavoz estadounidense del activismo no violento a favor de los derechos civiles. Él tenía un sueño: que nadie sufriera discriminación.

Doctor en Teología, siempre mantuvo su fe en alto, incluso en 1955, cuando se mudó a Montgomery, Alabama, para ser el predicador de una iglesia bautista. En dicho sitio, se dio cuenta de que las personas afroamericanas debían viajar únicamente en la parte trasera del transporte público. Indignado, organizó un boicot contra esto: nadie que estuviera en contra de esta clase de discriminación debía usar el transporte.

Un movimiento a prueba de derrotas

El movimiento de Martin Luther King Jr. duró 380 días, y aun cuando miles de personas fueron encarceladas por participar, se declaró esta Ley de segregación como inconstitucional.

Sin embargo, la división racista seguía: en centenas de lugares —restaurantes, tiendas de autoservicio e incluso hospitales— las personas negras no podían ingresar, solo por su tono de piel. Ese trato injusto provocó que Martin Luther King continuara encabezando el movimiento a favor de los derechos civiles. Protestas no violentas, discursos inolvidables y el apoyo de millones de personas hicieron resonar su nombre en todo el mundo. ¿Su distinción? La valentía, pues él mismo fue encarcelado en varias ocasiones y sufrió de amenazas de muerte.

Martin Luther King Jr. y su famoso discurso

El 23 de agosto de 1963, el doctor Martin Luther King Jr. reunió a más de 250 mil personas en la ciudad de Washington D.C., donde marcharon al Capitolio para buscar que se aprobaran leyes a favor de la igualdad. Ese momento histórico fue conocido como «La Marcha en Washington», donde pronunció su famoso discurso «I Have a Dream«.

«No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que el negro tenga garantizados sus derechos de ciudadano. Los remolinos de la revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que emerja el esplendoroso día de la justicia. Pero hay algo que debo decir a mi gente, que aguarda en el cálido umbral que lleva al palacio de la justicia: en el proceso de ganar nuestro justo lugar no deberemos ser culpables de hechos erróneos. No saciemos nuestra sed de libertad tomando de la copa de la amargura y el odio. Siempre debemos conducir nuestra lucha en el elevado plano de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en violencia física», exclamaba Martin Luther King Jr.

Un año después, se aprobó la Ley de Derechos Civiles de 1964, que garantizó derechos iguales para vivienda, servicios y escuelas públicas y el derecho a votar. Ese mismo año, Martin Luther King Jr. ganó el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, en 1968 su lucha se vio truncada, al ser asesinado en Tennessee mientras apoyaba una huelga de trabajadores afroamericanos.

Más de cinco décadas después, la lucha por la igualdad racial continúa

A 53 años de su muerte, algunas cosas han mejorado. Es innegable. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer: prueba de ello es el movimiento Black Lives Matter, que el año pasó cobró mayor relevancia tras el asesinato de George Floyd en manos de la policía. Además, los recientes acontecimientos en el Capitolio debido a las elecciones de Estados Unidos evidenciaron que allá afuera, aún existe una «supremacía blanca», que considera a todas las minorías como algo «inferior».

Este tema de desigualdad racial es preocupante, triste y desesperanzadora. Como seres humanos, nos corresponde enojarnos ante cualquier forma de racismo y de discriminación, y al igual que Martin Luther King Jr., levantar la voz y decir «ya no más». Ya no más asesinatos por el tono de piel. Ya no más brecha salarial. Ya no más violencia ni falta de oportunidades por ser afroamericanos. YA NO MÁS.

Y si no sabemos cómo empezar a cambiar el mundo hacia un lugar sin racismo, aquí algunas lecciones del doctor Martin Luther King Jr. que podemos aplicar a partir de este 2021.

Seguir luchando a pesar de todo

“Les digo hoy, amigos míos, que a pesar de que enfrentamos las dificultades de hoy y de mañana, todavía tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño americano”.

Unidos somos más fuertes

“No podemos caminar solos. Y mientras caminamos, debemos hacer la promesa de que avanzaremos».

Ante todo, Martin Luther King Jr. recomendaba encontrarle un sentido a nuestras vidas

«Les digo que si un hombre no ha descubierto algo por lo que morirá, no es apto para vivir».

Hay que perder el miedo a arriesgarlo todo

“La medida máxima de un hombre no es dónde se encuentra en momentos de comodidad y conveniencia, sino dónde se encuentra en momentos de desafío y controversia. El verdadero vecino arriesgará su posición, su prestigio e incluso su vida por el bienestar de los demás».

El amor es la respuesta

“La no violencia es la respuesta a las cuestiones políticas y morales cruciales de nuestro tiempo: la necesidad del hombre de superar la opresión y la violencia sin recurrir a la opresión y la violencia. El hombre debe desarrollar para todos los conflictos humanos un método que rechace la venganza, la agresión y las represalias. La base de tal método es el amor».

También lee: Colors of the World, los nuevos lápices inclusivos de Crayola.