Alpinista mexicano ciego conquista la cima del monte Denali, la más alta de América del Norte

Alpinista mexicano ciego conquista la cima del monte Denali, la más alta de América del Norte

6,190 metros de altura tuvo que escalar Rafa Jaime, el alpinista ciego que, además es un triatleta completo capaz de superar cualquier adversidad.

Este es el tipo de historias de mexicanos que nos llenan de orgullo, pero también de inspiración, pues pese a la discapacidad que pudieran tener, siempre se las ingenian para encontrar el camino al éxito.

La historia se trata del alpinista ciego Rafael Jaime Jaramillo, triatleta paralímpico que nació el 24 de junio de 1988, en Guanajuato.

Alpinista mexicano ciego conquista la cima del monte Denali

A los 18 años perdió la vista tras ser diagnosticado con retinoblastoma bilateral, un tipo de cáncer que afecta los tejidos de la retina del ojo. Pero eso, más que detenerlo, lo impulsó al grado de participar en maratones y competencias, además de ofrecer conferencias motivacionales.

Su pasión por el deporte lo llevó a convertirse en un excelente ciclista, corredor, nadador y ¡alpinista!

En esta disciplina, recientemente destacó por subir al lado del montañista Omar Álvarez, 6.190 metros del monte Denali, ubicado en Alaska. Y de hecho, esta montaña posee uno de los picos más complicados de ascender, y es considerado el de mayor altitud de toda América Latina.

Su discapacidad se convirtió en capacidad

Con este logro, el alpinista quien está trabajando dentro de un proyecto llamado ‘Seven Summits’, que busca encumbrar los montes más altos incluyendo el Everest, se convirtió en el primer alpinista mexicano ciego en pisar la cima del Denali.

Como él, otros mexicanos ciegos han puesto el nombre de México en alto gracias a su participación en el deporte. Alejandro Pacheco es otro gran ejemplo, quien ganó una medalla en los Juegos Parapanamericanos, de Lima 2019.

O bien, la medallista paralímpica Daniela Velasco, ganadora en la prueba de los 400 metros categoría T12 en los Juegos Paralímpicos, de Londres 2012.

No cabe duda de que las limitantes nos las ponemos nosotros mismos, porque estos atletas nos demuestran claramente que cuando se quiere, ¡se puede!

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Socavón en Puebla: ¿por qué se está abriendo la tierra?