La orina es un excelente fertilizante natural: confirman científicos

Lectura 3 mins.
La orina es un excelente fertilizante natural: confirman científicos

Pues aunque hayas hecho cara de fuchi, dicen los expertos que esto podría salvarnos de una crisis alimentaria mundial, ¿tú qué opinas?

Por si no sabías: la orina es un abono orgánico, barato y eficaz. En diferentes partes del mundo se está empleando cada vez más de manera permanente. La razón es que contiene nutrientes útiles para las plantas que puede reemplazar y proporcionar los mismos rendimientos de los fertilizantes químicos en la producción agrícola. Esos nutrientes son nitrógeno, fósforo y potasio.

La orina es un excelente fertilizante natural: confirman científicos - cropssustainability-1024x683

¿Crisis en la agricultura?

La guerra en Ucrania tiene a los agricultores desesperados porque la escasez de fertilizantes se ha agravado en todo el mundo. Lo cual amenaza el suministro de alimentos. Y sin comida, pues no vivimos.

Los científicos advierten que alimentar a una población mundial creciente en un planeta que padece el cambio climático se volverá más difícil.

En Estados Unidos, en Vermont, existe un grupo del Rich Earth Institute que trabaja en un enfoque más sostenible llamado peecycling, que en español podría ser pipíciclar. Sin duda, la orina no es el más agradable de los “productos” humanos, pero es en definitiva nutritivo para las plantas.

A través de este recurso, la institución busca promover un cambio en la manera en que pensamos sobre los desechos humanos.

Donan litros de orina para fertilizar los campos

Al reutilizar algo que antes se tiraba por el inodoro, se da un paso revolucionario para abordar la crisis de la biodiversidad y el clima: pasar de un sistema que extrae y desecha constantemente, a una economía más circular que reutiliza y recicla en un bucle continuo.

“Reciclamos orina en nuestro proyecto por dos razones: una es por los fertilizantes que produce, que son valiosos para la agricultura, y la otra es por la contaminación que evita. La orina es muy alta en fósforo y nitrógeno y esas cosas en el agua son serios contaminantes, ya que hace que crezcan las algas en los ríos, lo que puede matar peces y destruir ecosistemas acuáticos”, explica Abe Noe-Hays, director de investigación del Rich Earth Institute.

El proyecto ha conseguido recolectar y reciclar unos 3 mil galones de orina, gracias a los donantes locales. Según Noe-Hays es fácil y seguro, ya que el riesgo microbiológico es muy bajo y es un recurso económico para los pequeños agricultores.

Las bacterias suelen sobrevivir muy poco tiempo fuera del cuerpo humano, por eso basta con almacenar el líquido durante un tiempo razonable, de entre uno a seis meses, para obtener un producto fertilizante inofensivo.

¡Nos quedamos sin palabras!

También lee: 3 beneficios de la tecnología al servicio de la agricultura mexicana