¿Hacia dónde van los desechos tecnológicos?

¿Hacia dónde van los desechos tecnológicos?

Nuevo celular, nuevo disco duro, pilas para el control de la tv… Los desechos tecnológicos se han convertido en un gran problema pero, ¿sabes a dónde van a parar?

Tan solo el año pasado, México superó los 1,2 millones de toneladas métricas de desechos tecnológicos, 17.9% más en comparación a lo generado en 2015.

Y esta cifra seguirá subiendo a medida que el consumo de tecnología aumente y los aparatos sigan manteniendo un plazo de vida corto. ¿Recuerdas dónde y cómo desechaste tu último aparato tecnológico?

Gran parte de la contaminación del agua, aire suelo y, por supuesto, responsables del cambio climático son losresiduos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), los cuáles, de acuerdo con Greenpeace México, para el 2040 representarán el 14% de las emisiones de carbono provenientes de la producción y uso de los mismos.

¡Sólo el 20% de esta basura se recicla!, y de acuerdo con National Geographic, una batería que contiene níquel y cadmio puede contaminar hasta 50 mil litros de agua y una televisión hasta 80 mil.

desechos tecnológicos

¿Qué sucede con los desechos?

¡Seguro ni te imaginas! Si pensabas que la basura se quedaba en los tiraderos de tu país, no es así. Muy seguramente alguno de tus celulares viejos haya ido a parar a algún país como Nigeria, India o Ghana, donde sus vertederos terminan repletos de estos.

En otros casos, países como China tienen a grandes cantidades de personas trabajando informalmente en la separación de estos desechos, aún con los riesgos que esto representa debido al contacto con químicos tóxicos, como mercurio, arsénico, cromo, entre otros.

Químicos que pueden provocar desde deterioro intelectual, daño cerebral o daño al sistema nervioso central, hasta graves daños en riñones y huesos.

¿Sabías que el principal productor de desperdicios tecnológicos es Estado Unicos? Entre el 2 y 3% de su basura es de este tipo.

¿Cómo se categoriza este tipo de basura?

De acuerdo a la SEDEMA, los residuos tecnológicos se dividen de la siguiente manera:

  • Categoría tipo A:

Teclados, impresoras, faxes, DVDs/VHS/Beta, MP3, mini consolas, cámaras fotográficas, cámaras de video, PDAs, escáner, mini componentes, radiograbadoras, consolas amplificadoras, teléfonos fijos, teléfonos inalámbricos, proyectores, No-breakers, mouse/ratón, radios, radios de coche, multiplexores, amplificadores/bocinas, ecualizador, microondas, aspiradoras, licuadoras, planchas, lavaplatos, secadoras de platos, cafeteras, secadoras de pelo, motores.

  • Categoría tipo B:

CPUs, monitores, laptops, mini laptops, discos duros, tarjetas varias y televisiones

  • Categoría tipo C:

Celulares y pilas

  • Categoría tipo D:

Cargadores, cables, discos y películas

  • Categoría tipo E:

Balastras, monitores, pantallas, pilas alcalinas, transformador, TV´s, lámparas, refrigeradores, toners.

Por eso, antes de adquirir un nuevo aparato electrónico, responde:

  • ¿Realmente necesitas uno nuevo?
  • ¿Hay manera de reutilizarlo total o parcialmente?
  • ¿Se puede reciclar?
  • ¿Le puede servir a alguien más?
  • ¿Estás seguro de haberle sacado su máximo provecho?

Si de plano no hay manera de darle una segunda o tercera vida, procura desecharlo en los contenedores correspondientes. Actualmente las ciudades cuentan con centros de reciclaje de basura electrónica y muy importante: consulta las fechas del Reciclatrón de la Secretaria Del Medio Ambiente.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te puede interesar: 7 cosas que no necesitas en tu casa, según el minimalismo