Conoce el árbol que ‘sangra’ níquel para defenderse de las plagas, ¡wow!

Conoce el árbol que ‘sangra’ níquel para defenderse de las plagas, ¡wow!

Tiempo de lectura: 2 mins.

Un árbol tropical posee la particularidad de sangrar un metal muy dañino para la corteza terrestre. Pero también… tiene otra curiosa finalidad.

La naturaleza es tan sabia que hace todo lo posible para defenderse. La muestra más reciente es el árbol Pycnandra acuminate, que crece en la isla de Nueva Caledonia, en el sur del Pacífico.

Se trata de un árbol que es capaz de absorber metales, como el níquel, a través de sus tallos, hojas y semillas.

Algunos científicos afirman que el motivo de esta adaptación es porque los metales pesados en el suelo suelen ser tóxicos para las plantas. Y, por eso, los convierten en sales orgánicas menos dañinas, evitando así, su propia intoxicación.

Otra teoría es que realizan este proceso para defenderse de las plagas que habitan en la zona y la que han logrado comprobar.

Sea una u otra, este árbol, que alcanza los 20 metros de altura, es también conocido con el nombre de “hiperacumulador”. Y expertos aseguran que sus hojas podrían llegar a ser usadas para limpiar suelos donde, por la actividad humana, ha habido una acumulación de materiales tóxicos.

También lee: Tailandia bombardea con semillas zonas deforestadas.

Árbol que sangra níquel podría nutrir suelos áridos

Asimismo, otras aplicaciones potenciales de sus hojas incluirían la fitotinción. Es decir, cultivar plantas hiperacumuladoras en suelos pobres en nutrientes, pero ricos en metales, para extraer los elementos que absorben.

Lamentablemente, el árbol que sangra níquel, podría estar en peligro de extinción a causa de la deforestación y los incendios forestales.

“Como sujeto de prueba, este árbol es un desafío porque crece muy lentamente, y tarda décadas en producir flores y semillas. Actualmente se encuentra amenazado por la deforestación como resultado de las actividades mineras y los incendios”, explica Antony van der Ent, investigador de la Universidad de Queensland.

No cabe duda de que la naturaleza y sus seres vivos nunca dejarán de sorprendernos. Sus reacciones químicas son tan únicas que un árbol es capaz de sangrar níquel, metal que al mismo tiempo puede resultar dañino para su entorno.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.