Trucos infalibles para educar mejor a tu mascota

Trucos infalibles para educar mejor a tu mascota

Educar a tu mascota es una tarea difícil, pero no imposible. Con estos sencillos tips podrás convertir a tu perro en el ejemplo a seguir de su manada de amigos.

Ya sea que acabas de adoptar a un perro o llevas un par de meses conviviendo con tu mascota y aún no ha aprendido algunas reglas básicas de comportamiento; siempre es necesario educarla sin necesidad de periodicazos ni gritos excesivos. Todo radica en el sentido común, en crearle una rutina y ser firme.

Los perros, al igual que los humanos, tienen emociones, reaccionan a cualquier estímulo; pueden experimentar ansiedad, expresan su felicidad, tristeza y les encanta marcar territorio (sobre todo los machos).

Por esta razón, es clave educar a tu mascota en cuestiones fundamentales para mejorar su conducta y direccionar su comportamiento. Que haga sus necesidades en lugares inadecuados, que la desesperación lo lleve a romper objetos o que se comporte mal con las visitas, son problemas que se pueden prevenir.

También te puede interesar: Datos curiosos que no sabías de los perros guía.

Dale un vistazo a los siguientes tips (recomendados por un veterinario) para que tu mascota sea un gran ejemplo entre su círculo de amigos perros.

Crear un vínculo mediante el juego

La edad ideal para educar a tu mascota es en sus primeros cuatro meses de vida. Y se debe comenzar con los primeros estímulos relacionados a la conducta y la obediencia.

Lo fundamental es enseñarle su lugar de comida, de descanso, los sitios a donde no debe acceder y sus horarios adaptados a la rutina de la familia.

Dale una rutina diaria de juego

Educar a tu mascota consiste también en darle atención, enseñarle trucos y crear un vínculo. Primero mediante el juego y luego con órdenes más precisas según lo que cada persona busque.

Hacerles una rutina diaria

Es importantísimo que en todo entrenamiento, siempre que nuestro perro cumpla con un objetivo o con la orden que se le dio, se le premie con alimento, un juego o una caricia.

Los perros son rutinarios y utilizan un ritual que repiten siempre. En ese sentido los perros son como los bebés: comen y a los pocos minutos realizan sus necesidades. Para que aprenda a que debe hacerlo fuera de casa, después de que coma esperamos un breve momento, le ponemos la correa y lo sacamos a la calle. Si lo acostumbras diariamente a esta rutina, tu mascota entenderá que dentro de la casa no es el lugar para hacer sus necesidades.

Tu perro es tu mejor amigo, trátalo bien

Importante: al menos durante las primeras semanas debes hacer el mismo recorrido para que tu perro vaya fijando horarios y lugares, así sabrá esperar porque sabe que llegará su momento y su espacio.

Que tu perro sea partícipe de tu círculo de amigos

Generalmente las conductas destructivas -o de hiperactividad- como es saltarles a las personas, romper cosas o no parar de correr, se deben a la acumulación de ansiedad por falta de actividad. Si les creamos una rutina de juego y paseo diario por varios minutos, ellos sabrán que su momento llegará y no destruirán nada, ni estarán nerviosos cuando alguien toque la puerta.

Cuando un amigo te visita, ¿tu perro no para de saltarle, lamerlo o hacerle fiesta? Para algunas personas puede llegar a ser muy molesto, sobre todo si tu mascota es grande. Cuando toquen el timbre, antes de abrir la puerta trata de tranquilizarlo; ponle la correa pues así sabrá que estará en una situación de advertencia, haz que te acompañe a la puerta y que sea partícipe del encuentro pero siempre bajo supervisión. Si le negamos la oportunidad de conocer a alguien les puede generar mayor ansiedad.

A tomar en cuenta

  • Nuestra habitación es el territorio del líder de la manada. Si dejas que tu perro duerma en tu cama, después no pretendas que respete ese espacio. Para él, ese lugar también le pertenece porque así se lo has hecho saber.
  • No le des nunca de tu comida, no es un acto de amor o igualdad, le estás haciendo daño a su organismo. Si lo quieres de verdad solo dale su alimento.
  • No lo trates ni le hables como a un humano. No lo es, no le gusta y no le sirve. Le gusta ser perro y que lo trates como tal. Necesita amor responsable y que le inviertas el tiempo que se merece.
  • Visiten periódicamente al veterinario y nunca lo mediques por tu cuenta.

¿Cuáles de estos tips ya llevas a cabo para educar a tu mascota?

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Conoce al Santo patrono de los perros y las enfermedades.