Por estrés, ansiedad o aburrimiento, muchos de nosotros nos sentimos tentados a comer de más.

El encierro debido a la cuarentena ha modificado en gran medida nuestro estilo de vida. Desde hace semanas pasamos gran tiempo frente a las pantallas, somos más sedentarios y muchas veces comemos de forma emocional y no por hambre.

Este nuevo estilo de vida podría afectar seriamente nuestra salud y peso, por eso en Wokii te revelamos algunos trucos para dejar de “picar” y controlar el hambre emocional durante la cuarentena.

Aléjate de los alimentos ricos en grasa y azúcar

Si todos los días tienes antojos o la necesidad de consumir alimentos ricos en azúcar, como dulces, o en grasa, como papitas; estás frente a un hambre emocional.

Tu cuerpo realmente no necesita estos alimentos para nutrirse, solo los pide para tener una sensación breve de bienestar. Si quieres evitar consumirlos, lo mejor es no tener al alcance estos productos —elimínalos de tu alacena— y en cuanto tu estómago te lo pida, tratar de despejar la mente y beber agua o bien comer verduras crujientes como zanahorias o jícamas, que incrementan la sensación de saciedad.

Foto: Pexels

Divide tu comida

Si sientes que tienes hambre todo el tiempo, lo mejor que puedes hacer es dividir tus alimentos en cinco porciones al día.

Por ejemplo, si en el desayuno tomas un sándwich de pavo, una pieza de fruta y café; lo mejor es que consumas primero el sándwich y el café; un par de horas más tarde disfrutes la fruta.

También te puede interesar: ¿Sin energía? 5 alimentos que te ayudan a combatir el sueño

Esto te ayudará a calmar tu hambre por más tiempo y sin pasarte de tus porciones diarias.

Envolturas

Aunque causes un desastre en tu escritorio o mesa, ¡no tires las envolturas de lo que comes! Esta es una gran forma de observar todo lo que ingieres en el día y ponerte un límite. También puedes bajar la aplicación My Fitness Pal, que te dice cuántas calorías tiene cada alimento que ingieres, te dice cuál es el tope que debes consumir al día, y también te alerta si estás comiendo demasiados azúcares.

Crea un menú semanal

Si sientes que tus hábitos alimenticios están descontrolados, es momento de tomar el control creando un menú de comidas.

Los domingos en la tarde, programa tus alimentos del día y la semana, incluidos tus snacks; y ajusta un horario para alimentarte.

De esta forma tendrás un control en lo que comes y evitarás que el hambre emocional te domine.

Relájate y distrae tu mente

Además del estrés y la ansiedad, otra razón por la que sentimos hambre todo el día es por el aburrimiento. Comer nos hace sentir que estamos ocupados o realizando una actividad que nos entretiene.

Para evitar esto, lo mejor es que intentes tener un pasatiempo para distraerte. También puedes incorporar rutinas de meditación para que tu cuerpo y mente estén más relajados.

¡Cuida tu salud!

Te recomendamos