La autocompasión podría prevenir enfermedades cardiovasculares: estudio

La autocompasión podría prevenir enfermedades cardiovasculares: estudio

¿Por qué confundimos lástima con autocompasión? Una investigación dice que es bueno tener autocompasión porque incluso puede evitar algunas enfermedades.

Una nueva investigación del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh asegura que el ser amable con uno mismo es benéfico para el corazón. La autocompasión es algo que a lo largo de los años se ha interpretado erróneamente como tener lástima por uno mismo, ¡y para nada es así!

Este estudio dirigido por la doctora Rebecca Thurston, profesora de psiquiatría y ciencia clínica en UPMC, revela cómo el estrés puede llegar a afectar el cuerpo a niveles extremos.

“La autocompasión es una construcción psicológica que incluye relacionarse con uno mismo con bondad o compasión, particularmente durante períodos de estrés o sufrimiento”, dijo la doctora.

Por esto, los terapeutas recomiendan practicar la autocompasión a quienes están lidiando con estrés crónico, logrando con esto, controlar la ansiedad, la irritabilidad e incluso la depresión leve.

Para llegar a esta conclusión, se valieron de una variedad de medidas, incluidos cuestionarios sobre la autocompasión, una extracción de sangre y una ecografía vascular para evaluar la salud general de los participantes del estudio. En particular, el ultrasonido buscó signos de enfermedad cardiovascular así como aterosclerosis carotídea, como un marcador de la salud general del corazón.

Más allá de cuidar nuestra salud mental

La autocompasión es más que la noción de moda de «autocuidado», dijo Thurston, y más compleja que un baño de burbujas o una cita para el pedicure. La autocompasión es concederse a uno mismo la gracia de experimentar sentimientos fuertes, aceptarlos como normales y permitirnos el espacio para procesarlos sin vergüenza.

Por su parte, Ann Wilder, trabajadora social clínica con licencia del Magee Women’s Hospital en la división de salud conductual, señaló que también practica la atención plena con sus pacientes, con resultados muy positivos.

«La autocompasión es un atributo importante a desarrollar en el proceso terapéutico. Porque permite la aceptación de uno mismo en términos de la vida, a través de la bondad hacia uno mismo», dijo Wilder, quien también atiende pacientes en la práctica privada en Today Has Purpose, en Canonsburg.

¿Cómo cultivar la autocompasión?

Incorporando pequeños momentos de atención plena en cada día. Eso puede ser tan simple como salir a caminar o tomar diez minutos para concentrarse en respirar profundamente, sostenerlo y contar hasta tres. Luego soltarlo por la boca.

Algunas personas disfrutan escuchando música de baja fidelidad como una forma de centrarse. O bien, sentarse a sentir y reconocer las diferentes emociones del cuerpo, incluidas las negativas. Darse permiso para experimentar esos sentimientos te ayudará a procesarlos y puede conducir a niveles más altos de autocompasión.

¿Cómo te quedó el ojo y el corazón?

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Grounding o earthing: conoce los beneficios de caminar descalzos