Opinión: Sanando mi relación con la comida

Opinión: Sanando mi relación con la comida

La experta en nutrición holística Renata Herrera reflexiona sobre cómo podemos hacer las paces con lo que comemos para evitar que cargue con nuestras emociones.

Comer es una experiencia muy íntima. La comida que comemos se convierte en lo que somos.

Y cómo nos relacionamos con la comida, es casi siempre la forma en la que nos relacionamos con la vida.

Cuando las cosas no van como nos gustarían, tiene mucho sentido que busquemos la comida que más nos gusta.

Si no estamos recibiendo la intimidad que queremos, es muy normal que busquemos refugio en la comida.

Cuando hay incertidumbre en la vida y tenemos miedo del futuro, calmamos esa ansiedad con comida.

Hacer eso es una estrategia muy atractiva para regular nuestra inestabilidad emocional.

La comida se convierte en un sustituto simbólico de las áreas de nuestra vida que necesitan atención; o donde no estamos satisfaciendo nuestras necesidades; o donde no estamos alineados con lo que realmente somos y lo que realmente nos importa.

No podemos dejar de ver que nuestro mundo personal e interno es tan importante como la nutrición para resolver nuestros retos de comida y con nuestro cuerpo.

Tenemos que borrarnos la idea de que la comida es el enemigo, o la idea de que si “fracaso en la dieta” soy débil o me falta fuerza de voluntad.

La realidad es que nuestra comida es nuestra mejor amiga y maestra; nuestra relación con la comida tiene mensajes importantes para nosotros si tomamos la decisión de escucharlos.

Poder Personal = Poder Metabólico

Esto quiere decir que cuando nos empoderamos a nosotros mismos, cuando comenzamos a hacer cambios en nuestra vida personal y en nuestro mundo interior, cuando ponemos nuestra atención en convertirnos en la mejor versión posible de lo que podemos ser, el cuerpo tiene la mejor oportunidad de alcanzar su mayor potencial.

Podemos ver cambios en nuestro mundo físico y metabólico a medida que trabajamos en nuestro mundo interior.

Claro que una buena nutrición y comer bien es importante para nuestra salud, pero eso no es suficiente.

Para acceder a nuestro verdadero poder metabólico, también necesitamos crecer como seres humanos y empoderarnos.

Cuando nos convertimos en la mejor versión de nosotros mismos le estamos dando a nuestro cuerpo la oportunidad de hacer lo mismo.

Lo que somos físicamente, en nuestra biología, es inseparable de lo que somos como personas.

Los problemas que tenemos con nuestro peso, con nuestra salud y con nuestra relación con la comida, rara vez tienen que ver con pesar la comida o contar calorías.

Esos problemas casi siempre son algo más profundo, son un reto, y esos retos inevitablemente nos llevan en un viaje a las áreas de nuestra vida en donde se originan nuestros problemas reales: la autoestima, la necesidad de amor y conexión, las heridas pasadas, las esperanzas, los sueños incumplidos, y más.

Si buscas estar saludable, bajar de peso y tener una buena relación con la comida, es momento de hacer una búsqueda más profunda, no limitarte a lo que pones en el plato y al ejercicio que haces, sino ampliar tu visión y buscar ser la mejor versión de ti mismo en todas las áreas de tu vida.

Porque poder personal = poder metabólico.

Sobre la autora:

Renata Herrera profesional en Psicología de la Alimentación y en Nutrición Integral; especializada en Control de Peso y en Salud Hormonal. Síguela en su Instagram: @bienestarinfinito

También lee: Obesidad, la importancia de combatir los prejuicios contra esta enfermedad.