Científicos te dan otra razón para reducir tu consumo de comida rápida

Científicos te dan otra razón para reducir tu consumo de comida rápida

Un estudio reveló que los empaques de comida rápida contienen químicos llamados PFAS que podrían absorberse en los alimentos.

Si la gran cantidad de aditivos, grasas saturadas, sodio y azúcar en la comida rápida no te habían convencido de reducir tu consumo, quizás lo logre el saber que científicos han descubierto que diferentes químicos en los empaques podrían absorberse a estos alimentos y tu cuerpo. 

Las PFAS o sustancias perfluoroalquiladas son un tipo de químicos muy utilizado en artículos domésticos y empaques para hacerlos más resistentes al agua y al fuego. Un nuevo estudio publicado en la revista Environmental Health Perspectives reveló que las personas con una mayor ingesta de fast food o comida rápida presentan una concentración mayor de estas sustancias en la sangre. 

Los científicos detrás de este estudio llegaron a esta conclusión con la ayuda de datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHNES) de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Las muestras de sangre recolectadas mostraron que más del 70 por ciento de quienes afirmaban comer este tipo de comida -por lo menos dos veces a la semana- presentaban cinco tipos comunes de PFAS en la sangre. A diferencia de otros químicos, las PFAS pueden permanecer en el cuerpo por varios años y causar afecciones en la tiroides, cambios hormonales, aumento de peso y cáncer

Comida rápida en Wokii
Empaques de comida rápida han demostrado tener grandes concentraciones de PFAS


¿En dónde están?


El papel que envuelve a tu sándwich o hamburguesa favorita, así como el cartón usado para contener tu porción de papas a la francesa, ha demostrado contener una gran cantidad de estas sustancias. En estudios con ratas, la exposición prolongada a las PFAS causó daños importantes en hígado, riñones, sistema inmunitario y endocrino.

Dos de las PFAS más comunes son el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS). Estas sustancias no sólo se encuentran en empaques de comida rápida como hamburguesas, papas, cajas de pizza y caramelos, también podrían estar presentes en sartenes y ollas antiadherentes o con revestimiento de teflón, en ropa resistente al agua, productos de limpieza o de higiene personal tales como champú, hilo dental, y también en esmaltes de uñas y maquillaje. 

No te pierdas: 5 sustancias peligrosas que podrían estar en tu comida