¿Es efectiva la meditación en cama? La ciencia nos da la respuesta

¿Es efectiva la meditación en cama? La ciencia nos da la respuesta

En tiempos complicados como estos, la meditación –en cualquiera de sus variantes– es muy necesaria. Hoy más que nunca debemos aprender a meditar y si es desde nuestra cama ¡qué mejor!

Una de esas formas y que aún causa mucho escepticismo es la meditación en cama. Imaginen qué dicen todos los que opinan que la meditación «no es más que un autoengaño». Aquí en wokii hemos escrito varias cosas acerca de la efectividad de la meditación y ¡funciona muy bien! Contrarresta enfermedades físicas de gravedad y está comprobado. Aquí les contamos cómo.

¿Es efectiva la meditación en cama?

La meditación funciona la hagas como la hagas

Ya sabemos los pasos a seguir de una meditación “normal” y que digan lo que digan es muy efectiva para calmar dolencias del alma y el cuerpo. Pero, hacerlo desde cama, ¿por qué genera polémica de si funciona o no? No se trata de dormitar, sino de meditar. Que no se crea que es lo mismo. Comencemos desde ahí.

Hacerlo en nuestro cómodo lecho no significa que pierdas la esencia de esa hermosa disciplina. La meditación en cama, en la sala o en un espacio creado especialmente para eso, es buena para ti y es positiva porque no se trata del espacio en que lo hagas, sino todo depende de tu cuerpo, tu respiración, tu mente… tu ser en sí mismo. Y el ser, queridos padawans, está en todas partes.

El equipo de neurólogos de la Universidad de Wisconsin estudió los cerebros de un grupo de jóvenes monjes budistas discípulos de las escuelas de meditación Nyingmapa y Kagyupa, y los comparó con los de estudiantes universitarios estadounidenses.

El resultado de los encefalogramas y otras pruebas sobre ambos grupos reveló que el número de conexiones neuronales de los monjes era notablemente superior al de los universitarios. Es decir que tenían un cerebro más activo. Y de hecho, los monjes meditaban acostados o en lugares sumamente cómodos, porque de eso se trata la meditación.

Comprobado por los que “saben”

Ahora vayamos con datos más duros. Para todos aquellos que creen que la meditación puede ser una de esas medicinas “alternativas” o casi, casi, mágicas. Los expertos que sí le saben a la medicina y que todos aceptamos, si esos mismos doctores y científicos, aceptan la meditación y hasta la promueven como un auxiliar indispensable para la salud física humana

¿Es efectiva la meditación en cama?

Los mismísimos y reconocidos especialistas de la Clínica Mayo (la muy famosa clínica estadounidense que tantas glorias médicas tiene) dicen que toman la meditación como algo básico. La meditación “está considerada un tipo de medicina complementaria para mente y cuerpo. La meditación puede producir un estado de relajamiento profundo y una mente tranquila”, dicen los médicos de la famosa clínica.

Es decir, no es el tratamiento directo y medicinal con activos que combate el cáncer (por mencionar un ejemplo), no estamos diciendo eso. Pero sí es un complemento bastante probado, positivo, efectivo y necesario para ayudar en estos tratamientos de nuestra salud. Como lo quieran ver, la meditación es maravillosa.

La meditación en cama sí ayuda a relajar

Los nervios, el cuerpo, lo que desees. México ocupa el primer lugar a nivel mundial en estrés laboral, con 75% de su fuerza laboral bajo esta condición, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Creemos que nadie pondría en duda que la meditación es algo necesario en nuestro país con esas cifras que no son de nuestras propias encuestas, como podrán ver.

¿Es efectiva la meditación en cama?

Por eso la meditación en cama igual que en las posturas tradicionales sí funciona y no necesitamos espacios espectaculares para llevarla a cabo, ni una cama gigante, ni nada en especial. En tu propia cama es sencillo aprender a meditar.

Aquí algunas recomendaciones para la meditación en cama:

  1. Busca una posición donde te sientas en relax total, con mucha comodidad pues, ya sea acostado o sentado sobre la cama.
  2. Cierra los ojos y centra tu atención en tu cuerpo, tu energía y trata de mantener tu mente despejada. ¡Olvídate de todo!
  3. Después comienza con respiraciones profundas, inhalando por 5 segundos y exhalando por 10 segundos.
  4. Imagina como todas tus tensiones, problemas y pendientes se esfuman cada que exhalas, poco a poco te sentirás más relajado.
  5. Con cada exhalación imagina cómo se relaja cada músculo de tu cuerpo, desde de la cabeza hasta los pies.
  6. Mantente en esta posición por un par de minutos hasta que tú mismo sientas que estás relajado y que ya puedes dormir, sin tensiones, ni angustias.

Te contamos que siguiendo estos sencillos pasos para meditar en tu cama o donde tú quieras, mejorarás tu calidad de sueño y tus niveles de estrés bajarán. Eso se verá reflejado, obviamente, en tu salud. ¡Ánimo!

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Caminar rápido podría ser el secreto para vivir por muchos años