¿Leche materna o de fórmula? Mitos y realidades sobre la lactancia

¿Leche materna o de fórmula? Mitos y realidades sobre la lactancia

Es cierto que causa un poco de duda sustituir la leche materna por la leche de fórmula (sobre todo en mamás jóvenes), sin embargo, especialistas en la materia nos dicen por qué hay que perderle el miedo.

Seguramente escuchaste de tu abuelita decir que la madre que amamanta a un bebé debe comer el doble para producir más leche. Que debe seguir una dieta especial o que la lactancia prolongada hace que los senos se caigan, entre muchas otras “leyendas urbanas”.

Sin embargo, hay mujeres que no pueden amamantar por razones físicas y hasta emocionales. Lo que las obliga a dar leche de fórmula a sus hijos desde muy pequeños, pese a la duda de si es saludable o no.

¿Leche materna o de fórmula? Mitos y verdades sobre la lactancia

Este dilema ha surgido desde la antigüedad. Incluso había mamás que buscaron alternativas para alimentar a sus bebés cuando no podían darles pecho.

Y según algunas conclusiones médicas amamantar a un recién nacido o darle biberón con leche de fórmula, no interviene en el desarrollo normal del bebé.

Más y mejores avances

De acuerdo con Mead Johnson, la fórmula infantil hoy en día tiene algunas ventajas importantes sobre las fórmulas viejas. Estos avances incluyen prebióticos para estimular las funciones inmunes del primer año, así como ácidos grasos DHA y ARA para apoyar el desarrollo del cerebro y de los ojos.

Si eres mamá primeriza y te preocupan las perspectivas a largo plazo de tu bebé, es preciso que leas lo siguiente:

Se realizó un estudio en 2016 que analizó más de 1.700 pares de hermanos, uno de los cuales era alimentado con leche materna y el otro alimentado con biberón.

Si eres mamá primeriza y te preocupan las perspectivas a largo plazo de tu bebé, es preciso que leas lo siguiente:

Los investigadores tomaron en cuenta 11 medidas diferentes de la salud y el intelecto, como el índice de masa corporal, la obesidad, el asma, la hiperactividad, la comprensión de lectura, la habilidad matemática e inteligencia basada en memoria.

¿El resultado? Los pares fueron similares en edades que van de 4 a 14 años. Comparaciones entre hermanos permitieron este estudio para un mejor control de otros factores -tales como la educación y las finanzas de la mamá- que en investigaciones anteriores no arrojaban respuestas certeras.

Leche de fórmula: ¿tan buena como la materna?

Por lo tanto esa pregunta que tanto se hacen las madres primerizas sobre: “¿la fórmula es tan buena para el bebé como nuestra leche materna?”.

La respuesta es no. Más bien tu bebé va a crecer muy bien, a largo plazo, después de haber sido alimentado con leche de fórmula sugerida por tu pediatra de cabecera. Y además, algunos doctores recomiendan combinarla.

¿Cómo sustituían la lecha materna las mujeres de antes?

Imagínate, si nos remontamos a la época de la antigua Grecia o Italia, las referencias históricas te sorprenderán. Así que no tengas miedo de darle fórmula a tu bebé.

  • Los bebés de la Grecia antigua eran alimentados con vino y miel, mientras que a los de origen indio, en el siglo II d. C., se les daba vino diluido, sopa y clara de huevo.
  • En Estados Unidos, la leche de burra era la opción ante la falta de leche materna.
  • Las francesas del siglo XV alimentaron a sus bebés con leche de cabra, cuando dejaron de usar a las nodrizas tras una epidemia de sífilis.
  • En el siglo XIX, el sustituto más común a la leche materna era la panada, una mezcla acuosa de poco valor nutritivo.

Ante la falta de higiene y seguridad de estos alimentos, los científicos crearon la leche de fórmula. En los años 50 surgieron los biberones esterilizados. Lo cual acarreó un cambio positivo en la salud de los bebés que no eran amamantados.

Y lo reiteramos: en la actualidad, la leche de fórmula contiene los valores nutricionales suficientes para alimentar a un bebé que no tome leche materna.

Así que ya sea leche de pecho o de fórmula, el bebé estará recibiendo los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo correctos.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Por qué el champán es una bebida tan seductora y codiciada.