Flores comestibles: de tu jardín al plato

Flores comestibles: de tu jardín al plato

Las flores comestibles son una opción colorida y que da sabor a tus platillos y bebidas. Las violetas y las rosas son algunas de ellas. Y las puedes plantar en tu terraza.

Llega la primavera y las flores son protagonistas del paisaje. Sus colores, olores y belleza inyectan vitalidad. También nos entran por los ojos, como la comida. Muchas de ellas son flores comestibles e ideales para acompañar algunos platos.

A veces es complicado encontrarlas en los super pero la buena noticia es puedes sembrarlas en tu jardín o terraza. Y no olvides que no todas las flores son comestibles, incluso algunas pueden causar problemas. Las que te mencionamos aquí son todas aptas para consumo humano. Más allá de las conocidas flores de jamaica, flor de calabaza o jacarandas, hay otras opciones de flores para la cocina.

Capuchina, mastuerzo o taco de reina

La capuchina también conocida como taco de reina, es una de las flores comestibles más usada en la gastronomía. Agrega sabor y un ligero toque picante. Se usa mucho en ensaladas. Su textura crujiente y sus color amarillo o naranja llamativo la hacen muy agradable a la vista también. Hay quienes la usan también para pastas. Si quieres solo un toque suave, usa los pétalos. Si deseas que su sabor se note más, usa la flor completa. Se pueden sembrar en la terraza pero también crecen bien en una maceta junto a una ventana que deje pasar el sol.

Caléndula, dosis de color y sabor

Es otra de las flores comestibles más conocidas. Tiene sabor intenso y un poco picante. Muy recomendable para sopas y platillos tipo guisados. Si usas solo sus pétalos, que son naranjas, hacen más vistosas tus recetas de ensaladas. Otra buena y original idea es secar los pétalos. Así duran mucho y los puedes introducir en las botellas de aceite o incluso mezclarlos con la mantequilla. Un toque gourmet que le da una vuelta de tuerca a los ingredientes más cotidianos.  

Borraja, el azul versátil

Son unas delicadas flores azuladas. Además, destaca su sabor sutilmente dulce. Así que se usa mucho para adornar bebidas refrescantes en época de calor. Pero también alegrar platillos de pasta y ensaladas. Es muy versátil, por eso es también ingrediente de pasteles. Otra idea muy original es congelarlas en las hieleras y así adornas las bebidas frías con cubitos de hielo muy primaverales.

O las puedes congelar, y usar para adornar los cubitos de hielo. También añaden un toque interesante a pasteles, bizcochos o a un paté. Por todo ello, es otra de las imprescindibles la terraza de flores que te puedes comer. 

Todas las rosas son comestibles

Aunque todas las especies son adecuadas para el paladar humano, las de olor más intenso son las más recomendadas. En forma de flor o sus pétalos se dejan hacer en múltiples versiones: en ensaladas, caramelizadas, deshidratadas para usar en tés…

Dulce violeta

Esta flor comestible se combina mejor con postres o tés. También se pueden caramelizar y así resaltar más su sabor dulce. También úsalas para las ensaladas. Su color te alegrará la vista.

Verde albahaca

Es muy conocida y se usa mucho en la comida mediterránea. También es un té muy común. Sus hojas verde intenso tienen un toque dulce y fresco que funciona perfectamente en pasta, ensaladas o postres. Y tenerla en casa es muy fácil.

También te puede interesar: Estudio afirma que las flores nos hacen sentir mejor