¿No quieres volver a la oficina? Así puedes decírselo a tu jefe

¿No quieres volver a la oficina? Así puedes decírselo a tu jefe

Tiempo de lectura: 4 mins.

Llevas meses sin pisar la oficina y lo cierto es que todavía no sabes cuándo vas a regresar, pero lo inevitable llegará en cualquier momento. ¿Estás preparado?

No tiene nada de malo aceptar que, tras la pandemia, no quieres volver a la oficina. Pero debes estar consciente que en algún momento deberás tener esta conversación con tus superiores. Ahora que ya te ha caído el veinte de esta situación, lo que toca es establecer un plan para mantener —en la medida de lo posible— que en tu caso el home office sea un habitual de tu día a día.

Lo primero es saber qué tipo de jefe tienes. Quizás tu jefa o jefe sea más afín al teletrabajo que tú. O tal vez, tu jefe sea de la vieja guardia y quiera verte sentado en tu silla aunque no sea estrictamente necesario.

En el primer caso lo tendrías facilísimo, sin embargo, en el segundo será más complicado así que debes tener tu discurso bien preparado. Para ello, la recomendación es que establezcas los puntos a favor que defenderás y que no se quede todo en un simple “no quiero volver a la oficina”.

Elige las razones más convincentes y prepárate para defenderlas. Aunque si ves que la conversación se torna tensa lo mejor es usar el Aikido verbal y llegar a un punto medio o definitivamente esperar a una mejor ocasión para volver a tratar el tema.

no quieres volver a la oficina

Razones por las que seguirías trabajando desde casa

Por supuesto, intenta que en estas razones que le vas a dar a tus superiores se encuentren que tanto la compañía como el equipo saldrán beneficiados. De esta manera, el interés no será genuinamente solo tuyo.

Además de tu discurso, los expertos también recomiendan que hables este tema en persona. Nada de una llamada telefónica o de un mail. Lo ideal es estar cara a cara aunque en algunos casos se tendrá que usar Zoom, Skype o Hangouts, depende de la disposición de ambos.

He aquí tres tips importantes que puedes sumar a tu argumento:

  1. Grandes empresas impulsan el home office. A raíz de la pandemia, Twitter, por ejemplo, anunció que permitirá a todos sus trabajadores elegir esta modalidad si así lo desean. Grupo L’Oréal también comunicó que los empleados pueden decidir hacer home office tres veces por semana.
  2. Mejora la productividad. Según datos de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) trabajar desde casa reduce la contaminación y el tráfico. Además de aumentar la productividad y calidad de vida del empleado un 28%.
  3. Promueve la actitud positiva. Esto quiere decir que las personas que pasan más tiempo en casa encuentran un punto de equilibrio entre el trabajo y lo personal. Se vuelven más empáticas y se sienten más satisfechas de sus actividades. El home office implica, también, menos retrasos y menos gastos en transportación y viáticos.

Lo que nunca deber hacer si no quieres volver a la oficina

Ahora que ya has preparado el terreno para lograr tu objetivo, es importante que sepas también qué es lo que no se puede hacer.

Lo primero, no te lo tomes personal. Aquí aplicaría el no eres tú, son tus superiores. Y es cierto, desconoces por qué se muestra tan reticente al teletrabajo y, a lo mejor, si supieras sus motivos podrías entenderlo o convencerlo de que está equivocado.

Por ello, no te exaltes si recibes una negativa. Recuerda cuántas veces te dijeron que no a un proyecto y al final te saliste con la tuya. No te juegues el puesto de trabajo por una situación que con el tiempo puede cambiar.

En estos casos lo mejor es ser paciente y buscar una alternativa satisfactoria más adelante.

Te puede interesar: La pirámide del home office; cómo alcanzar la felicidad trabajando desde casa.