Cinco lecturas de Ray Bradbury para celebrar su centenario
Imagen: Shutterstock.

Cinco lecturas de Ray Bradbury para celebrar su centenario

Tiempo de lectura: 2 mins.

Fahrenheit 451: temperatura a la que el papel de los libros se enciende y arde…

Este 22 de agosto Ray Bradbury habría cumplido 100 años. Para celebrarlo, en Wokii hemos hecho una selección de cinco de sus obras imprescindibles que se pueden sumar a las que ya tienes de Charles Bukowski.

Y si aún no lo conoces, no te preocupes. A través de sus libros descubrirás quién fue este escritor estadounidense considerado como el gran maestro para la asociación de autores de ciencia ficción norteamericanos.

Nuestra selección favorita de Ray Bradbury

Fahrenheit 451 es quizás, la obra más conocida de Ray Bradbury. Vio la luz en 1953 y en ella su personaje principal es Guy Sontang, un bombero que en lugar de apagar fuegos, quema libros porque el gobierno del país en el que vive ha prohibido la lectura.

La fama de esta obra hizo que el cineasta francés François Truffaut la llevara a la gran pantalla en 1966. La BBC hizo una dramatización para radio en los 80. En 2018, la cadena HBO hizo su propia adaptación.

El árbol de las brujas en un libro infantil en el que el autor analiza de manera magistral los orígenes de la fiesta de Halloween en distintos puntos del mundo.

Crónicas Marcianas es también una obra reconocida de este autor de novela de ciencia ficción. En ella, Ray Bradbury recopila una serie de relatos magistrales sobre la colonización de Marte.

Las doradas manzanas del sol es otro libro emblemático del escritor. Se trata de veintidós relatos sobre pequeñas ciudades, naves espaciales e incluso serpientes marinas. Ahí, Ray Bradbury conjura poderosas imágenes para sorprendernos con algunos giros asombrosos a través de fantásticos viajes a través del tiempo y del espacio.

Por último, en La feria de las tinieblas dos adolescentes descubren que en unos pocos minutos, y con tan sólo algunas vueltas en el carrusel pueden apresurar el tiempo y transformarse en adultos, en viejos centenarios o ir hacia atrás y volver a los balbuceos de la primera infancia.