Omotenashi: la tendencia japonesa para hacer frente a la nueva normalidad en la industria de la hospitalidad

Omotenashi: la tendencia japonesa para hacer frente a la nueva normalidad en la industria de la hospitalidad

Tiempo de lectura: 3 mins.

Tenemos que admitirlo, aún falta mucho tiempo para regresar a los tiempos pre-COVID19. Por eso, utilizar las mejores prácticas de cada cultura es esencial, incluida esta tendencia de hospitalidad japonesa.

De ahí surge que recurramos a la filosofía omotenashi. En español significa hospitalidad, pero en realidad, en Japón esta palabra es toda una auténtica forma de vida que se centra en el bienestar del prójimo.

Te puede interesar: 8 beneficios – basados en evidencia científica – del té verde

Esta hospitalidad extrema se palpa desde que uno pone el primer pie en Japón, pero ¿qué pasaría si trasladásemos la omotenashi fuera de la frontera nipona?

No son pocos los que han apuntado que esta práctica puede ser esencial dentro de la nueva normalidad que nos ha tocado vivir. Especialmente, para todos aquellos que tienen o trabajan en lugares como hoteles, restaurantes o tiendas departamentales donde la hospitalidad es esencial.

Por ello, te dejamos un par de tips que pueden marcar la diferencia:

El cliente no es lo primero, el cliente es un regalo

Después de tantas semanas de cierre, la idea de que cada cliente permite que el negocio siga en pie se hace más evidente. En la concepción omotenashi esto ya sucedía en tiempos pre-COVID19. No era extraño entrar a una boutique en Japón y sentirte la persona más especial del mundo.

Atención de primera, cuidado extremo de todos los detalles y mucha gratitud es fundamental en cada visita a un restaurante, hotel o tienda. Si bien en México se nos celebra nuestra hospitalidad, los japoneses la encumbran a lo más alto.

Los pequeños detalles de la vida

El lujo no está en las cosas caras, sino en los detalles. Una pequeña nota de agradecimiento por la compra, un mensaje de bienvenida dentro de la habitación del hotel, pequeños regalos cada noche junto a la almohada o un ramillete de lavanda en la bolsa son algunas experiencias sencillas, pero que harán volver a los clientes o huéspedes.

Servicio exquisito

En Japón servir es un arte y no hay nadie que sepa más de éste que las famosas geishas. Pero lo cierto es que la hospitalidad japonesa abarca desde los pequeños y humildes restaurantes, hasta los hoteles más lujosos.

Para la cultura nipona, servir es un acto de amor en el que estás cuidando a otra persona y por ello debe ser de la más alta calidad.

Esperamos que pronto sea posible viajar, pero mientras eso sucede, checa las cinco enseñanzas del coronavirus para vivir en ciudades saludables.