¡¿Quéeee?! Un vestido con lentejuelas hechas de algas y tela ¡libre de carbono!

¡¿Quéeee?! Un vestido con lentejuelas hechas de algas y tela ¡libre de carbono!

El diseñador Phillip Lim y la investigadora Charlotte McCurdy fusionan moda y ciencia para diseñar este vestido de algas libre de carbono.

Lo hemos repetido varias veces: la industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta. Por eso, urgen medidas que se apliquen a toda la cadena de producción, y el enfoque de prendas biodegradables es una de las opciones que se están investigando. Una de estas iniciativas es el proyecto One X One que lideran Slow Factory Foundation y Swarovski. Además cuentan con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). Así se unen ciencia y moda. ¿No es fantástico imaginar ropa que regrese a la tierra y que sus materiales capturen el carbono perjudicial? Así es el vestido de algas resultado de esta idea.

El diseñador Phillip Lim creó este vestido de algas
Phillip Lim

El diseñador Phillip Lim forma parte del proyecto mencionado arriba. Desde que lanzó su firma 3.1 Phillip Lim en 2005, el enfoque ha sido la moda bajo la lupa de la sustentabilidad. Para ello, trabaja con telas, con los residuos del proceso de fabricación.

Trata de reciclar lo más posible e intenta que sus creaciones estén libres de químicos, usando tintes naturales. Esta idea de lujo positivo y sostenible ha llevado al creador a unirse a una experta en diseño industrial, Charlotte McCurdy. Juntos lograron inventar un vestido con lentejuelas a base de algas marinas.

Charlotte McCurdy

Charlotte McCurdy es una diseñadora interdisciplinaria cuyo trabajo se centra en hacer que las amenazas existenciales, como el cambio climático, sean más manejables a través del diseño. Su objetivo es contrarrestar la narrativa del cambio climático como un problema sin solución. Y se ha centrado sobre todo en los plásticos. En cómo obtener este material de productos ecológicos.

McCurdy ya ha indagado en el bioplástico de las algas durante un proyecto auspiciado por la incubadora cultural del New Museum, NEW INC. Las algas son uno de los organismos más eficientes de la Tierra para convertir la energía solar en energía potencial química almacenada; en otras palabras, el mejor modo para capturar carbono.

Y ahora esta idea la une a la creatividad de Phillip Lim. El resultado es un vestido biodegradable realizado con algas, el material por excelencia de la diseñadora industrial.

¿Cómo hicieron el vestido de algas marinas?

“Nos inspiraron los tonos de verde y cómo ocurre la fotosíntesis, cómo se refleja y refracta la luz. Imaginamos todo este ecosistema de la vida marina, desde las redes de pesca, como el tejido sobre el que irían las lentejuelas, hasta perlas y cristales inspirados en las ostras, deconstruyendo y reconstruyendo este universo ”, dice Phillip Lim en la web del proyecto. Otro detalle más que interesante es que solo se han usado fuentes de energía renovables para producirlo.

Como resultado de su asociación con Charlotte McCurdy, Phillip Lim también ha colaborado con PYRATES, una empresa de I + D y proveedor textil que se enfoca en desarrollar y suministrar materiales innovadores y eco-responsables para desarrollar un tejido base para las lentejuelas hechas de algas, que es un material antitranspirante y termorregulador.

vestido con lentejuelas de algas

La filosofía de Slow Factory Foundation dice que la sostenibilidad en la moda no puede centrarse solo en el reciclaje y el desperdicio. «Si estamos pensando cómo podemos estar libres de carbono como sociedad, no solo es repensar nuestra energía, sino también reflexionar sobre las pinturas en nuestras paredes, las plumas que utilizamos y las telas con las que cubrimos nuestro cuerpo», concluye la científica. 

«Si podemos comenzar a fabricar textiles y telas que estén elaboradas de biomasa, se puede empezar a pensar en secuestrar carbono a partir de textiles. Las plantas, como las algas y las semillas, capturan las emisiones de gases de efecto invernadero» , añade la diseñadora industrial.

De esta manera, podemos casi confirmar que el futuro de la industria de la moda frente al cambio climático es alentador.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te puede interesar: Inauguran casa de moda vegana, sostenible y 100% mexicana