De Machos a Hombres, un instituto para construir masculinidades más positivas

De Machos a Hombres, un instituto para construir masculinidades más positivas

Tiempo de lectura: 4 mins.

Romper el pacto patriarcal y luchar contra el machismo es la misión del IDMAH, un esfuerzo para construir en los hombres una ideología menos estereotipada y más positiva.

En la agenda de equidad de género, el papel de los hombres es uno de los temas más controversiales. Pero independientemente de discutir si ellos pueden o no ser feministas, el Instituto de Machos a Hombres busca concientizar sobre la importancia de crear masculinidades positivas y resilientes, lejos de los estereotipos de lo que significa ser hombre.

El IDMAH fue fundado por Nicko Nogués y, desde entonces, se ha convertido en un promotor de espacios de reflexión. Especialmente habla de temas como violencia, sexualidad y estereotipos de la masculinidad clásica.

En recientes días, vimos en redes sociales el movimiento #RompeElPacto que, más allá de una intención política, fue un llamado de atención para que los hombres rompan con el encubrimiento de conductas machistas por parte de sus amigos, conocidos e incluso familiares.

¿Qué significa realmente ‘romper el pacto’?

Romper el pacto significa, según diferentes teóricas del feminismo, dejar de simpatizar con otros hombres sólo por ser hombres. En este acuerdo implícito se asume que las mujeres son inferiores. Por siglos, el pacto patriarcal ha servido para que hombres asuman el poder y, en consecuencia, encubran la violencia hacia las mujeres.

Así, el pacto hace referencia al «silencio cómplice». Que se sostiene dentro de las llamadas ‘manadas de hombres’, explicó Nicko Nogués en una entrevista con El Financiero.

El IDMAH ofrece cursos y capacitaciones para contribuir a derribar mitos sobre el machismo y ayudar a construir masculinidades más positivas. Es decir, conceptos de «ser hombres» que no estén basados en ideas sin sustento como la superioridad de género o las «cosas de mujeres».

De Machos a Hombres trabaja también con entidades gubernamentales y empresas. Por medio de grupos de trabajo en los que se discute contenido re-educativo en torno a masculinidades positivas y resilientes.

También, en su cuenta oficial de Instagram constantemente comparten información muy didáctica sobre conductas machistas, que no siempre somos capaces de identificar.

¿Cómo pueden los hombres apoyar en el feminismo?

Sobre cuál es el papel de los hombres en movimientos como el del #8M y el #MeToo, Nogués ha declarado en diferentes entrevistas que es el de la escucha activa y la del no protagonismo.

El movimiento feminista es de mujeres para mujeres y, en él, el rol de los hombres debe ser el de la reflexión personal. Se debe pensar en las conductas que, desde niños, se nos han inculcado sobre el ‘deber ser’ de los hombres.

Conductas, por ejemplo, como el paternalismo (la necesidad imperiosa de proteger a las mujeres que, en realidad, menosprecia la fortaleza y autonomía de las mujeres). O el mansplainig (ese hábito tan masculino de interrumpir a las mujeres para “explicar mejor” lo que ella o ellas estaban diciendo).

Incluso conceptos tan elementales como el aseo o la cocina, entre otras tareas del hogar. Todavía hoy, en pleno 2021, no son pocos los hombres que creen que “ayudan” al hogar cuando lavan los platos o cocinan. Entender que el hogar es responsabilidad de todos, independientemente del género, es otra forma de luchar contra el machismo.

En busca de masculinidades positivas y resilientes

Desde hace algunos años, han surgido esfuerzos para reflexionar sobre los conceptos tradicionales de la masculinidad y crear nuevas masculinidades o masculinidades positivas.

Además del Instituto De Machos a Hombres, la Secretaría de las Mujeres de la Ciudad de México ofrece un curso llamado “Masculinidades”. También, el Claustro de Sor Juana imparte un curso en línea sobre las prácticas tradicionalmente masculinas.

Basta con hacer una búsqueda rápida en línea sobre la oferta de cursos para darnos cuenta de que luchar contra el machismo está al alcance de todos.

Sólo se necesita tener la voluntad de generar un cambio que impacte de forma positiva no sólo a las mujeres, sino a los propios hombres. Quienes también son víctimas del machismo que siguen perpetuando, a veces, sin darse cuenta.

También te recomendamos: La UNAM crea un programa de posgrado en Estudios de Género.