¿Dónde se puede ver la ballena gris en México?

¿Dónde se puede ver la ballena gris en México?

Cada año, la ballena gris arriba a nuestro país para alimentarse y tener a sus crías, lo que significa presenciar un gran espectáculo de la naturaleza en mares mexicanos.

México, además de albergar una gran variedad de ecosistemas como selvas, bosques y pastizales, también es el hogar o refugio temporal de algunas especies marinas como la ballena gris.

La ballena gris es un cetáceo que habita al norte del océano Pacífico y que, durante unos meses, visita el territorio mexicano. Y es justo en estos días en los que podemos observar a este majestuoso mamífero en México.

De enero a marzo, la ballena gris estará en el norte de México, específicamente en Baja California Sur, para dar a luz a sus crías. Después, estos mamíferos partirán hacia el mar de Bering para alimentarse y pasar el verano.

Debido a que esta especie es muy tranquila, los humanos pueden observarla un poco de cerca y contemplar su belleza.

También te puede interesar: La tecnología ya permite hacer censos de elefantes africanos desde el espacio

¿Dónde ver a la ballena gris?

Aunque se puede observar con facilidad en el norte del país, existen dos lugares que son excelentes para presenciar sus sorprendentes hazañas. Se trata de la Bahía Magdalena y la Laguna Ojo Liebre, ubicadas en la Biosfera de la Reserva del Desierto de Vizcaíno, también conocida como Santuario de la Ballena Gris.

La Reserva del Desierto de Vizcaíno está en el municipio de Mulegé y además de la ballena gris, alberga focas, leones marinos de California y la ardilla Otospermophilus atricapillus, endémica del estado.

Si quieres ver a las ballenas, te comentamos que no basta con ir a la reserva y colocarte cerca de la bahía, sino que debes buscar a un prestador de servicios especializado para que te ayude con la observación a través de una embarcación.

También debes tener en cuenta que siempre será preciso conservar una distancia mínima de 60 metros entre la embarcación y las ballenas, para no molestarlas.

No se puede hostigar o importunar a las ballenas, mucho menos a las crías. Y solo podrás observarlas por un periodo de 30 minutos.

Asimismo está prohibida cualquier actividad que pueda comprometer la integridad de las ballenas, como la pesca, el buceo o cualquier deporte acuático. ¡Mucha atención!

Ahora, ya estás listo para disfrutar del increíble espectáculo que brindan las ballenas grises, respetando siempre su vida, integridad y espacio.