¡Mucha atención! Nuevo tratamiento contra la depresión persistente

¡Mucha atención! Nuevo tratamiento contra la depresión persistente

La depresión persistente es un padecimiento que se ha detonado después de la pandemia, por ello médicos y científicos buscan nuevos tratamientos para combatirla.

Con la llegada de la pandemia y el respectivo confinamiento, así como la pérdida de los empleos y de seres queridos, cada vez es más común ver personas decaídas que podrían estar pasando por un cuadro de depresión.

Esta enfermedad, de acuerdo con los expertos, afecta a 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 10 hombres. Y se estima que en 2050 sea el principal problema de salud mundial.

¡Mucha atención! Nuevo tratamiento contra la depresión persistente

Muchas de estas personas ni siquiera siguen un tratamiento o si es que lo hacen no mejoran y lo abandonan. Por lo cual el padecimiento se agrava.

Es por tal razón que la búsqueda de tratamientos efectivos contra la depresión persistente se está volviendo una cuestión de primera necesidad para médicos e investigadores. Como ejemplo, podemos mencionar al doctor Enric Álvarez, jefe de Psiquiatría del Hospital Sant Pau de Barcelona, quien asegura que se está trabajando para encontrar medicamentos que ayuden a mejorar las condiciones de vida de los pacientes graves.

¡Mucha atención! Nuevo tratamiento contra la depresión persistente

Un nuevo fármaco combate la depresión persistente

Ante esto, la Agencia Europea del Medicamento acaba de dar luz verde a la esketamina, un nuevo fármaco que pretende dar respuesta en estos casos.

La esketamina se administra por vía intranasal a los pacientes con depresión persistente y tiene una acción más rápida que los medicamentos disponibles hasta el momento. Sin embargo, debe tomarse bajo la prescripción médica y tener acompañamiento de un psiquiatra y terapeuta.

Si tú o algún conocido está pasando por una situación así, aprende a detectarlo y busca ayuda de inmediato con un especialista. Toma nota a los siguiente síntomas:

  1. No se siente satisfacción con nada.
  2. No siempre hay una causa que justifique la depresión.
  3. Se es incapaz de planear su vida en el día a día.
  4. Se pierde el apetito.
  5. Hay intolerancia al estrés.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También lee: Donar tu ADN podría salvar a personas con enfermedades terminales