¿Miedo irracional a quedarte sin celular? Tal vez padeces Nomofobia

¿Miedo irracional a quedarte sin celular? Tal vez padeces Nomofobia

Tiempo de lectura: 2 mins.

Estar pegado todo el día al celular puede traer consecuencias tanto físicas como mentales (y no de las buenas). Es hora de poner límites al uso excesivo de tu smartphone, para no caer en la Nomofobia.

Sientes ansiedad o te provoca un malestar infinito estar desconectado o peor aún, sin tu celular a la mano. Es probable que presentes síntomas de Nomofobia.

Este término fue acuñado a raíz de un estudio realizado por la Oficina de Correos, en España, para evaluar el grado de ansiedad de los usuarios sobre sus dispositivos móviles.

Esta investigación arrojó que el 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sienten pánico al pensar en la posibilidad de no disponer de su smartphone. Mientras que un 9% se estresó con sólo mantenerlos apagados durante un corto periodo de tiempo.

Algunos justificaban dicho estrés al no poder contactar a amigos o familiares. Otros dijeron que tenían miedo de no ser localizados en su móvil permanentemente por personal de su trabajo.

A pesar de que la Nomofobia no está considerada como un trastorno del comportamiento. Sí se reconocen algunos síntomas destacables como: palpitaciones, sensación de ahogo, angustia, alteración del sueño y falta de atención.

Mujeres y adolescentes: los más apegados al teléfono móvil

De acuerdo con estadísticas internacionales, la Nomofobia es más frecuente en adolescentes nacidos en la ‘época digital’. Ya que durante esta edad se busca la aceptación e identificación como parte de un grupo. A través, sobre todo, de las redes sociales o apps de mensajes instantáneos.

Sin embargo, algunos expertos aseguran que el sexo femenino también es más propenso a padecer Nomofobia, pues las mujeres establecen lazos emocionales más fuertes por medio del teléfono móvil.

Incluso, hay psicólogos que nombran este tipo de vínculos como ‘relaciones líquidas’. Y estas son las que expresan emociones y sentimientos únicamente a través de un dispositivo móvil.

Así que si sientes que estás cayendo en la Nomofobia, o bien, tus relaciones son más bien líquidas que sólidas, date largos descansos de tu móvil. Sal a caminar, cocina, dibuja… cualquier actividad que te guste será buena opción para distraerte.

También lee: Doomscrolling, adicción a la información negativa.