Ajo negro: el secreto de la cocina con más beneficios que el blanco

Ajo negro: el secreto de la cocina con más beneficios que el blanco

Tiempo de lectura: 3 mins.

De sabor más dulce y prácticamente sin aroma, el ajo negro le hace competencia al blanco debido a los grandes beneficios que consumirlo genera en la salud.

Es un poco más dulce que el ajo blanco, y también más suave, pero puede servir perfectamente para preparar las mismas recetas. El sabor del ajo negro se relaciona con el umami, el quinto sabor después del dulce, amargo, ácido y salado que significa amable, en japonés. Y justo la amabilidad del ajo negro es la que genera decenas de beneficios para nuestra salud.

El ajo negro nació en Corea, se hizo muy frecuente su uso en Estados Unidos y también en la alta cocina española, en los platillos del laureado chef Ferran Adrià. Y ahora, es tan popular que hasta suplementos vitamínicos hay.

¿Por qué es negro este tipo de ajo?

A finales del siglo XIX, el químico francés Louis Camille Maillard descubrió una reacción química, en la cual ocurre una cadena de procesos similares a la fermentación. Sin embargo, a diferencia de la anterior, en esta no intervienen bacterias, sino azúcares y proteínas.

Esto es lo que ocurre con el ajo negro, cuyo proceso para obtener su color —y sus propiedades— dura entre 60 y 90 días. En este lapso, el fructosano se convierte en azúcares solubles en agua.

Otra de sus características es que, a diferencia del ajo blanco, el ajo negro prácticamente no tiene olor, uno de los beneficios para quienes les cuesta trabajo cocinar con este alimento.

Algunos de los beneficios a la salud del ajo negro son:

Es antioxidante

Uno de los beneficios más reconocidos del ajo negro es que resulta una excelente fuente de antioxidantes naturales, 10 veces más por encima del ajo blanco. Esto debido a su altísimo contenido en vitamina C.

Evita enfermedades

El ajo negro posee cualidades antisépticas que ayuda a elevar las defensas de nuestro organismo y estimular el sistema inmune. Así que al consumirlo, podrás alejarte de posibles virus y bacterias.

Proporciona energía

Comerlo dos veces a la semana resulta ideal, pues otro de los grandes beneficios del ajo negro es que es rico en arginina y triptófano. Estas sustancias ayudan a que el cuerpo recupere su energía. Además, incrementan los niveles de serotonina, lo cual se ve reflejado en un mejor estado de ánimo.

Previene infartos

Comer ajo negro, entre otros beneficios, inhibe la producción de la enzima ECA (enzima convertidora de angiotensina), la cual tiene una acción hipertensiva que aumenta los niveles de presión arterial. Así que si tienes algún problema de salud cardiovascular, conviene que consumas este superalimento, ya que evitará enfermedades del corazón al disminuir el número de triglicéridos.

¿No consumes proteína animal? ¡Come ajo negro!

Si tu tipo de alimentación es vegana, debes incluir el ajo negro para compensar las proteínas animales que no consumes. Este alimento es extremadamente rico en proteínas, y además contiene colágeno, ideal para mantener tus huesos fuertes.

Evita calambres

Si sufres de calambres cada que haces ejercicio o mientras descansas, debes saber que otro de los beneficios del ajo negro es prevenirlos. Esto gracias a su alto contenido en potasio, mineral que también ayuda a mejorar la digestión.

Si te encantaron estos beneficios del ajo negro, lee también estas cinco razones por las cuales te conviene incluir apio en tu dieta.