La semana laboral de cuatro días es el futuro: aquí, las razones

La semana laboral de cuatro días es el futuro: aquí, las razones

Tiempo de lectura: 5 mins.

Menos estrés, más compromiso y menos ausentismo son algunos de los beneficios de una semana laboral de cuatro días. Mira por qué.

En los últimos años, la idea de la semana laboral de cuatro días ha ido ganando popularidad. Bajo esta lógica, los empleados tendrían un día libre adicional y los empleadores obtienen una fuerza laboral más descansada y abierta.

Una semana laboral de cuatro días suele consistir en 10 horas al día, lo que da un total de 40 horas de trabajo a la semana. Y, obvio, tres días libres completos. Aunque hay empresas como Amazon que han probado con semanas laborales de 30 horas.

Si tuvieran opción, 75% de los trabajadores preferiría tener una semana laboral más corta, según una encuesta realizada por WeWork. Además de tener el lujo de un fin de semana largo, trabajar solo cuatro días a la semana tiene varios beneficios.

Estos son algunos de los beneficios de una jornada laboral reducida

1. Reducción del estrés: Aproximadamente dos tercios de los trabajadores experimentan agotamiento en el trabajo. Tener un día adicional para descansar puede ayudar a aliviar las presiones relacionadas con el trabajo.

Foto: Unsplash

2. Mejor equilibrio entre el trabajo y la vida: los empleados de Perpetual Guardian, una empresa de gestión de fideicomisos en Nueva Zelanda, vieron un aumento del 24% en el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, después de que la empresa instituyó una semana laboral de cuatro días.

Un día adicional les dio a los trabajadores la oportunidad de pasar más tiempo con amigos y familiares, así como de tener pasatiempos y participar en actividades de ocio.

3. Mayor felicidad en el trabajo: cuando los empleados se sienten cuidados por sus empleadores, 94% tiene una sensación positiva de bienestar. Ofrecer flexibilidad a los empleados los hace sentir valorados, lo que lleva a una mayor satisfacción laboral.

4. Mayor productividad: cuando Microsoft en Japón probó con una semana laboral de cuatro días en 2019, la productividad aumentó un 40%. Además, cuando las semanas laborales son más cortas, los empleados tienen más tiempo libre para programar tareas como citas con el médico y viajes a la oficina de correos en su día libre.

Darles a los trabajadores la oportunidad de ocuparse de sus necesidades personales cada semana significa que les dedicarán menos tiempo durante la jornada laboral.

Foto: Unsplash

5. Mejor contratación y retención: los trabajadores, especialmente los más jóvenes, valoran la flexibilidad en el lugar de trabajo.

Un estudio reciente encontró que la Generación Z considera que la flexibilidad es más importante que los beneficios para la salud. Fuerte pero cierto.

Los contras de una jornada laboral de cuatro días

Si bien una semana laboral de cuatro días tiene muchas ventajas tanto para los empleados como para los empleadores, también tiene sus inconvenientes.

1. Desafíos del cuidado infantil: para los empleados con bebés y niños, una semana laboral de cuatro días puede ser un problema. Las guarderías suelen estar abiertas de 8 am a 6 pm, y una jornada laboral de 10 horas suele terminar cuando las guarderías ya cerraron.

2. Horas largas: una jornada laboral de 10 horas es larga y no todos los trabajadores tienen la energía para ello. Además, se ha demostrado que trabajar más de 10 horas tiene impactos negativos en la salud de los empleados.

La recomendación sería ceñirse a las 10 horas diarias o, de preferencia, pensar en 35 o hasta 30 horas a la semana. Amazon lo hizo y no por ello ha fracasado, ¿verdad?

Foto: Unsplash

3. Problemas con el cliente y el servicio al cliente: alguien de la organización debe estar disponible para atender cualquier emergencia. La semana laboral corta debe organizarse de tal forma que nunca se deje desprotegida la atención a clientes.

4. Impacto en equipos y proyectos: repartir los días libres de forma arbitraria (es decir, no respetando la secuencia del fin de semana de tres días) puede ser caótico. Los empleados pueden sentir que «prefieren» mejor ir a trabajar que quedarse en casa en días que no les es conveniente.

También te recomendamos: Elon Musk revela cuántas horas duerme al día para ser más productivo

¿Cómo saber si una jornada laboral más corta es para mí?

Una semana laboral de cuatro días no es adecuada ni para todos los empleados ni para todas las empresas. Algunos trabajadores prefieren una semana laboral estándar de cinco días.

Para empezar, es posible que las empresas más pequeñas no puedan operar con menos personas en el trabajo en un día determinado.

Como ya dijimos, hay industrias que necesitan contar con todo el personal en todo momento, como la atención médica o el transporte, y muchas veces no tienen la capacidad de ajustar los horarios o contratar trabajadores para cubrir los días adicionales.

Foto: Unsplash

Para las empresas que están considerando implementar una semana laboral de cuatro días, es mejor medir las preferencias de los empleados a través de una encuesta. ¿Quieren siquiera una semana laboral más corta? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Qué ideas tienen para abordar los posibles desafíos?

Después de eso, se debe realizar una prueba, seguida de otra encuesta para recopilar comentarios. Luego, los empleadores pueden usar todos los datos para evaluar si se prefiere una semana de cuatro días y si beneficiará a su negocio.

Lo que no sabe duda es que, entre las empresas que ofrecen flexibilidad a sus empleados, hay una constante muy clara: empleados felices y resultados de negocio muy satisfactorios

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.