Greta Thunberg, estudiante y activista sueca contra el cambio climático, tomó los foros de la Cumbre por el Cambio Climático de la ONU para denunciar la inacción de los líderes del mundo ante la crisis ambiental.

Con sólo 16 años de edad, Greta Thunberg se ha convertido en una de las figuras más relevantes del activismo contra el cambio climático. Su lucha ha inspirado las recientes huelgas alrededor del mundo (Global Climate Strike), exigiendo a los líderes del mundo acciones concretas para revertir la crisis medioambiental. 

El compromiso y elocuencia de Greta es tal, que para poder participar en la Cumbre por el Cambio Climático de la ONU, en la ciudad de Nueva York, se embarcó por varias semanas en un velero de cero emisiones por el Atlántico. Después de la tercera huelga emanada de su movimiento, #FridaysForFuture, Greta Thunberg tomó el micrófono para reclamar a los líderes mundiales, casi al borde del llanto, su responsabilidad en las actuales problemáticas climáticas y su inexistente disposición por comprometerse con un verdadero cambio. 

Ustedes han robado mi infancia y mis sueños con sus palabras vacías. Y aún así yo soy una de las afortunadas. La gente está sufriendo, la gente está muriendo. Ecosistemas completos están colapsando. Estamos al borde una extinción masiva y todo de lo que ustedes hablan es de dinero y cuentos de hadas de eterno crecimiento económico ¡¿Cómo se atreven?!”

Greta Thunberg

Con estas palabras, Greta Thunberg se ha ganado la admiración de toda una generación y también las críticas de quienes afirman es un títere mediático o de aquellos que destacan su condición de occidental privilegiada. Lo cierto es que, a pesar de lidiar con el estigma del síndrome de Asperger, un trastorno menos grave del espectro autista, la joven sueca se expresa con grandilocuencia sobre el tema y ha sabido movilizar a cientos de miles -nos atrevemos a decir millones- de jóvenes alrededor del mundo. 

NBC News

También te puede interesar: Todo lo que debes saber sobre la Global Climate Strike

Te recomendamos