Conoce a Mar.ia, la primera influencer virtual mexicana

Conoce a Mar.ia, la primera influencer virtual mexicana

Tiempo de lectura: 3 mins.

Mar.ia es la primera influencer virtual mexicana que llegó a Instagram. ¿Qué es lo que hace y por qué es importante hablar de ella?

Sus creadores se han mantenido en el anonimato. Pero desde que subió su primer post en mayo de este año, esta chica no ha hecho más que ganar popularidad. Mar.ia es la primer influencer virtual mexicana en Instagram, sumándose a una tendencia global de personajes influyentes que no son reales o que lo son a medias. En una entrevista publicada en Sopitas.com, los creadores de Mar.ia aseguran que la idea surgió de una necesidad urgente de abrir el diálogo sobre temas “que ayuden a cambiar la forma de aprender, compartir y actuar de la sociedad”.

Es por eso que vemos en Mar.ia a una mujer mexicana joven, soltera, sin hijos, orgullosa de su país, amante de la comida y la naturaleza. Es, sin duda, una mexicana del siglo XXI que no toma el tradicional rol de género y que apoya causas que buscan hacer de México un país mejor como el fortalecimiento de la economía local y el cuidado al medio ambiente.

También lee: Tito Charly, el abuelito que se convirtió en youtuber tras perder su empleo por el coronavirus

¿Todavía no sigues a Mar.ia, la primera influencer virtual mexicana Instagram?

Házlo. Su existencia ha desatado múltiples discusiones. Que si es muy blanca para ser mexicana, que si es muy “fresa” o “hípster”. Lo interesante es ver las reacciones de la sociedad sobre una persona que no existe y cómo perciben su existencia. En Instagram, esta primera influencer virtual mexicana se llama Mar.ia, dejando claro con el punto entre su nombre que habla de una “inteligencia artificial”. Y es que está hecha con esta tecnología, algoritmos y Google Vision. En sus post asegura que le gusta el K-pop, las cumbias, hacer chilaquiles y cuidar a sus plantas.

A veces, incluso, comparte recetas de “su abuela” para hacer tamales. Sus stories de Instagram hablan de temas diversos como la salud mental, la identificación y el cuidado de plantas o de técnicas para reducir los impactos negativos en el medio ambiente como reusar la ropa. Se deduce, por su estética y estilo de vida, que se identifica a la perfección con los valores de la Generación Z. Y sobra decir que es un experimento interesante. Síguela y dinos qué opinas de ella.

Tienes que leer: Xiye Bastida, una voz latina contra la crisis climática