Estudiantes de Monterrey crean respirador de bajo costo

Estudiantes de Monterrey crean respirador de bajo costo

Tiempo de lectura: 2 mins.

· La fabricación de este respirador requiere de materiales de bajo costo y libre acceso, y requerirá una inversión no mayor a 3 mil pesos



Estudiantes de la carrera de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad de Monterrey, en Nuevo León, desarrollaron un modelo de respirador accesible, inspirado en una publicación del 2010 del Massachusetts Institute of Technology (MIT). A diferencia de este último, los estudiantes neoleoneses lograron reducir los costos de producción de los aparatos y eliminar el uso de energía eléctrica para su funcionamiento. 

El proyecto, denominado “Sistema de automatización de respiración de bajo costo” (AMBUDEM-2020), contó con la participación de los estudiantes Andrés González Ramos, Sergio Caballero Lozano, Omar Beltrán Márquez y Víctor Cárdenas Domene, dirigidos por su asesor, Raúl Quintero, profesor de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Monterrey. 

Estudiantes crean respirador en Wokii

Este último señaló que los materiales usados en este prototipo son de bajo costo y de libre acceso; es decir, cualquier persona o empresa que quisiera construirlo no tendrá problema ni requerirá de una gran inversión. De acuerdo con el comunicado de la institución, el “corazón” de este respirador es la ambu bag o bolsa autoinflable, la cual tiene un costo que oscila entre los 500 y 800 pesos. Fuera de esto, el resto de los materiales requiere una inversión de menos de 2 mil pesos, en comparación con los 20 a 30 mil dólares que cuesta un respirador tradicional. 

No te pierdas: MIT prueba péptido que podría bloquear COVID-19


Una de las grandes virtudes de este respirador es que puede utilizarse de forma manual o con baterías de 12 volts, particularidad que lo hace una excelente opción para situaciones de emergencia o para regiones en las que el acceso a la electricidad es limitado. 

El respirador, que está en proceso de patente, se probará con un pulmón artificial y después se planea usar en un paciente que lo requiera. Posterior a esto, informó que Metalsa hará un proceso de selección de entre varios proyectos, juzgando costo y diseño, para producir en masa. Independientemente del resultado, el equipo de la UDEM quiere que su máquina esté al alcance de todos y que ayude a salvar vidas.