La ciudad holandesa Utrecht convierte 320 paradas de autobús en pequeños refugios para abejas.

El papel de las abejas en nuestro medio ambiente es fundamental porque se encargan de polinizar aproximadamente 80% de las flores silvestres. Por este motivo, en Utrecht, Holanda, han convertido las paradas de transporte público en pequeños refugios para abejas.

La parte superior de 320 paradas se han transformado con césped, flores silvestres, bancos de bambú y luces LED de bajo consumo. Además de fomentar la polinización, ayudan a capturar el polvo fino y a almacenar el agua de la lluvia.

Foto: Barbra Verbij

Estas paradas de abejas son atentidas por un equipo de trabajadores que se desplazan en vehículos eléctricos. Por otra parte, los residentes que quieran unirse a esta iniciativa contarán con el apoyo de la ciudad, que destinará fondos para transformar los techos en hogares temporales para abejas.

Te puede interesar: La increíble respuesta de las abejas ante la crisis del plástico

Te recomendamos