Crece deforestación en el Amazonas; ecologistas critican la postura del presidente Jair Bolsonaro.

Las deforestaciones son uno de los factores que más agravan la situación lamentable del medio ambiente. Entre sus consecuencias se encuentra la alteración del ciclo del agua, debemos recordar que los árboles atraen las lluvias, lo que significa que este líquido vital se desplazará a otras regiones con mayor vegetación. 

Esto provocaría que el área talada se convierta en una zona desertificada sin productividad biológica. Por ende, se destruye el ecosistema y se altera el clima, contribuyendo finalmente al cambio climático global.

Lo anteriormente descrito, puede ocurrir en la selva tropical del Amazonas. La deforestación en dicha zona, solo en el mes de junio, se totalizó en 920 kilómetros cuadrados, según la agencia espacial brasileña. Esto, también supone el segundo mes consecutivo que la jungla sufre destrucción bajo el mandato del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

En 11 meses, tomando como referencia junio, la deforestación alcanzó los 4,565 kilómetros cuadrados, una cifra que seguramente aumentó en la presente fecha.

Los ecologistas han criticado la postura de Bolsonaro, que se inclina a favor del desarrollo del Amazonas y que emitió fuertes declaraciones en contra de la agencia de supervisión medioambiental Ibama. Por otra parte, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, declaró que están adoptando las medidas necesarias para combatir la deforestación ilegal. 

Te recomendamos