Médicos reparan huesos rotos con “Legos”
Reparar huesos rotos con Legos

Médicos reparan huesos rotos con “Legos”

Tiempo de lectura: 2 mins.

Esta innovación médica sería mucho más efectiva que los métodos tradicionales para tratar las fracturas óseas.

Los bloques de Lego, con los que seguro construiste edificios y ciudades cuando eras niño, ahora podrían ser la fuente de inspiración de una innovación médica que podremos ver próximamente en los hospitales.

Se trata de cubos huecos o “ladrillos” impresos en 3D, que se usarían para reparar huesos rotos de una mejor manera en pacientes que necesitan mayor movilidad y crecimiento de tejidos, como es el caso de los niños.

Esta nueva tecnología fue desarrollada por científicos de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón (OHSU), la Universidad de Oregón, la Universidad de Nueva York y la Universidad de Mahidol en Tailandia.

De acuerdo con los expertos, estos cubos serían un método mucho más eficaz para tratar las fracturas. Incluso tendrían mejores resultados que las placas de metal, polvos o pastas que son usadas para reparar los huesos.

También te puede interesar: Mexicanos diseñan cubrebocas transparente que costará 50 pesos

¿Cómo funcionan los bloques 3D?

Estos ladrillos solo miden 1.5 milímetros y se apilarían en el área, de la forma que se necesite, para soldar el hueso. Después, en los bloques se colocaría un gel para promover el crecimiento de las células cercanas.

De esta forma, los bloques no solo repararían los huesos, sino también ayudarían a que los tejidos duros y blandos vuelvan a desarrollarse.

“Se pueden apilar como Legos y colocarlos en miles de configuraciones diferentes para que coincidan con la complejidad y el tamaño de cualquier situación”.

—Luiz Bertassoni, investigadora

Estos ladrillos ya fueron probados en ratas y se observó que los cubos conducen a la producción de tres veces más vasos sanguíneos cercanos, además, el tejido blando y duro pueden aprovechar este método para crecer.

Actualmente, se espera que esta innovación sea efectiva en animales más grandes y después, en humanos.

Nuestro andamio es fácil de usar; puede apilarse como Legos y colocarse en miles de configuraciones diferentes para que coincida con la complejidad y el tamaño de casi cualquier situación”.

¡Qué gran innovación médica!