I Am Trash, un perfume hecho con residuos (y no, no huele a basura)

I Am Trash, un perfume hecho con residuos (y no, no huele a basura)

Tiempo de lectura: 4 mins.

Manzanas podridas, cáscaras de naranja y astillas de sándalo componen I Am Trash, «un perfume deseable hecho de lo indeseable».

¿Te imaginas el olor de cáscaras de naranja, corazones de manzana y capullos de rosa casi marchitos? Pues ese es el olor de «I Am Trash. Les fleurs du déchet«, de la firma État Libre d’Orange, el primer perfume hecho 100% con desechos orgánicos. Pero su aroma está lejos de ser repulsivo.

I am trash, la nueva fragancia de Etat Libre D'orange

État Libre D’Orange es una casa perfumística francesa que siempre se ha caracterizado por sus conceptos arriesgados y, no pocas veces, indeseables. Su perfume Sécrétions Magnifiques, por ejemplo, recrea el olor de la suma de diferentes fluidos corporales, lo que deriva en un aroma a pescado podrido.

O Putain des Palaces, un perfume que huele a abrigo de piel, sábanas de seda y maquillaje en polvo. Elegante, sí, pero sólo apto para aquellas mujeres muy seguras de sí mismas.

En 2019, État Libre D’Orange, en colaboración con Ogilvy Paris y Givaudan, lanzaron I Am Trash. Les fleurs du déchet, «un perfume deseable hecho de lo indeseable», según reza el eslogan publicitario.

Entre estos ingredientes se encuentran manzanas rechazadas por la industria alimentaria, astillas de sándalo, cáscaras de cítricos y pétalos de rosa que, por sus características, no pudieron utilizarse en otros de los perfumes de la firma.

¿A qué huele I Am Trash?

Sorprendentemente, se trata de un perfume exquisito, fresco y afrutado, con ligeros toques florales. I Am Trash es una fragancia unisex en la que predomina el olor a manzana, con un fondo almizclado y amaderado, que le otorga un carácter sensual y duradero en la piel.

La nariz detrás de esta creación es Daniela (Roche) Andrier, la responsable de una buena parte del portafolio de fragancias de Prada, además de otras dos creaciones previas para État Libre D’Orange.

¿Cómo logró État Libre D’Orange convertir una bomba de residuos orgánicos en un perfume refinado y veraniego? La respuesta está en: un complejo proceso de destilado para obtener los aceites esenciales de la materia prima, seguido de un proceso de depuración que, de acuerdo con la firma «es incluso hasta más tardado y caro que el de otras de sus fragancias».

La misión de État Libre D’Orange es, por un lado, aprovechar al máximo las materias primas, pues bajo su lógica “los camiones de basura llevan flores que aún pueden sangrar y cáscaras de fruta que aún pueden dar”.

Un “ramo de perdón” para el planeta

Como los grandes publicistas que son, en État Libre D’Orange acompañaron el lanzamiento de este perfume con una historia bastante peculiar, que describe a I Am Trash como un perfume al servicio de la Madre Naturaleza, para ofrecerle un ramo de perdón y hacer saber a todos, en voz alta y rápida, que pronto será demasiado tarde”.

Ogilvy Paris x Etat Libre d’Orange – I AM TRASH / Les Fleurs du Déchet

Pero la firma también reconoce que I Am Trash surgió como un experimento creativo para llevar lo que hicieron con Sécrétions Magnifiques al siguiente nivel, aunque esta vez con un resultado bastante exquisito y utilizable.

Aunque su lanzamiento oficial fue en 2019, fue hasta finales de 2020 que I Am Trash llegó a México bajo la marca État Libre d’Orange. Estamos seguros de que este perfume 100% amigable con el planeta te encantará, tanto por su olor como por la filosofía detrás de su propuesta.

También lee: L’Ombre Des Merveilles, la nueva fragancia de Hermès que huele a poesía