Estos vinos chilenos buscan reducir su impacto ambiental

Estos vinos chilenos buscan reducir su impacto ambiental

Nos encanta el vino, pero más nos gusta que haya viñedos que además de que nos lo provean, se preocupen por el medio ambiente. Para brindar sin culpa, estos vinos del Cono Sur se han preocupado por sus uvas y por todos.

“Donde no hay vino no hay amor”, escribía Euripides y con mucha razón. Justa es la idea que podemos pensar cuando nos enteramos que los vinos Tarapacá, los famosos vinos chilenos han emprendido acciones para proteger todo lo que rodea sus extensos viñedos y reducir el impacto ambiental contaminante. Amor y compromiso, que se inspiran en las uvas de buenos vinos, que desde la antigüedad solo nos remiten buenas cosas.

Un plan de reconexión: vinos chilenos y naturaleza

Siempre es una buena noticia que algunos viñedos emprendan acciones de este tipo. Máximo, que aunque gocemos, amemos, celebremos el vino, sus procesos realmente tienen un gran impacto ambiental por la cantidad de agua utilizada, entre otras cosas. Aunque, también, vale la pena decir que es uno de los productos más amigables agrícolas y que generalmente sus productores son muy cuidadosos para contaminar lo menos posible.

Ejemplo de un replanteamiento para reconectar las viñas con el medio que le rodea es el plan maestro que Viña Tarapacá ha anunciado recientemente. Son 2,000 hectáreas de viñedos productivos y cuidados, lo que esta marca de vinos chilena pondrá en sintonía más ampliamente con su alrededor natural. Es una manera de proteger un legado de tradición y promover acciones por el medio ambiente regional.

El Valle de Maipo desgastado

No solo son las Viñas Tarapacá las que ocupan el Valle vinícola más famoso de Chile. Pero si es una muy buena primera acción reconectar ecológicamente sus tierras con su alrededor. Faltaría que en una zona reconocida por ser uno de los 35 hotspots mundiales del vino, todos se sumaran a construir nuevas formas de proteger el medio ambiente de inmediato. Varias especies nativas y endémicas, según estudios, se encuentran amenazados por las acciones productivas del ser humano en general. Estos vinos chilenos quieren ayudar a contrarrestar esto.

Vinos Tarapacá con un compromiso más allá del comercial

El Fundo Tarapacá está inserto entre el Cordón de Cantillana, sitio prioritario para la conservación de la biodiversidad, y el Río Maipo, que se configura como un corredor biológico natural. De una belleza perfectamente adornada por inmensos viñedos era indispensable comenzar a velar por su protección y conservación natural. Los cerros que lo rodean constituyen el hábitat para una gran diversidad de flora y fauna, por lo que el viñedo comenzó desde hace años –en 2016– algunas acciones para conservar parte de las más de 2,000 hectáreas de bosques nativos que rodean los viñedos. Además, retomando estas primeras acciones, se ha complementado el plan con la reparación de las áreas degradadas al interior del predio y su alrededor. 

Aún hay más

Además de lo que les hemos dicho, hay más cosas por hacer en el Valle y que además se verá reflejado en la calidad de los nuevos vinos chilenos producidos ya con una tierra más sana. Un paso siguiente, que Vinos Tarapacá emprenderá es el restaurar, igualmente, quebradas y crear una red de corredores biológicos que restablezcan la conexión entre el macizo de Cantillana y el Rí­o Maipo, a través de los viñedos del predio, fortaleciendo de esa manera las murallas protectoras de este clos natural. Por si fuera poco, el plan está considerando reintegrar 110 hectáreas de vegetación nativa e ir reintegrando paulatinamente más tierra con plantaciones forestales amplias y viñedos en tierras que ya se daban por pérdidas. 

En pro del sabor de los vinos chilenos

Poco a poco se van llevando a cabo toda una serie de acciones para seguir restaurando y protegiendo el entorno de los viñedos. Se prevé incluso que varias especies de animales nativas y endémicas también vayan regresando y recuperando sus poblaciones que se habían visto mermadas.

Los vinos chilenos del Valle de Maipo serán más ricos y con procesos más orgánicos. Al haber más recuperación de la biodiversidad y la tierra, también vuelven elementos naturales que evitarán el usos de plaguicidas. Qué bueno que esta iniciativas se “regresen” en la calidad y naturaleza de un buen vino. Tierras sanas=mejor vino.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.