Gracias a la reforestación, ¡el planeta tiene un nuevo bosque del tamaño de Francia!

Gracias a la reforestación, ¡el planeta tiene un nuevo bosque del tamaño de Francia!

Si creías que las acciones de reforestación del planeta no funcionaban, un nuevo estudio demuestra todo lo contrario. Lee de qué trata.

Poco a poco, las acciones de reforestación a nivel mundial han dado resultados: ahora, nuestro planeta tiene el equivalente en nuevos árboles a un bosque del tamaño de Francia.

Según un nuevo análisis de la organización WWF, titulado Trillion Trees, desde el año 2000 han vuelto a crecer casi 59 millones de hectáreas de bosques.

Este nuevo “bosque”, que surgió gracias a los múltiples esfuerzos internacionales de reforestación, tiene el potencial de absorber y almacenar 5.9 gigatoneladas de dióxido de carbono, equivalente a un poco más que las emisiones anuales de Estados Unidos.

El estudio de WWF calculó, durante dos años, un sinfín de datos de imágenes satelitales y estudios sobre el terreno en decenas de países donde ha habido acciones de reforestación del planeta.

El punto donde más reforestación se pudo observar fue en Brasil, donde se ha recuperado una zona del bosque atlántico del tamaño de Países Bajos.

Otra área de rebrote se encuentra en los bosques boreales de Mongolia, donde se han regenerado 1.2 millones de hectáreas de bosque en dos décadas, gracias al trabajo de los conservacionistas y el gobierno de Mongolia.

Un tercer caso de éxito de reforestación se observó en algunos bosques de África Central y Canadá, aunque en menor proporción que en los ejemplos anteriores.

Un largo viaje hacia la reforestación del planeta

Cada año se pierde un área de bosque tan grande como el Reino Unido, principalmente debido a la tala para obtener madera o como parte de la preparación de tierras para la agricultura.

Al mismo tiempo que surgía este nuevo “bosque” en el planeta gracias a la reforestación, en el mismo periodo se perdieron 386 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo, siete veces más que el área regenerada, según el estudio de WWF.

La deforestación se disparó bruscamente en 2020, principalmente en las selvas tropicales. Esto representa una gran amenaza para la vida silvestre y retrasan los esfuerzos por contener la crisis climática.

En el Amazonas, en lo que va de 2021 se han perdido 430 mil acres de bosques y de selvas tropicales, sin que el gobierno del país muestre interés por poner freno a la devastación de las áreas verdes.

“La ciencia es clara: si queremos evitar un cambio climático peligroso y revertir la pérdida de la naturaleza, debemos detener la deforestación y restaurar los bosques naturales”, dijo William Baldwin-Cantello, director de soluciones basadas en la naturaleza de WWF.

¿Qué podemos hacer para evitar la deforestación acelerada?

Muchas veces, nos desanima pensar que actividades como la agricultura son las grandes responsables de la deforestación de bosques y selvas, y que los esfuerzos individuales no son suficientes para la reforestación del planeta.

Pero el estudio de WWF demuestra que, en tan solo 20 años, fuimos capaces de volver a sembrar un bosque del tamaño de Francia. Así es: aunque sean esfuerzos pequeños, al final todo suma.

Foto: Unsplash

Por supuesto, la mejor forma de luchar contra la deforestación es regular la tala y sancionar cualquier daño a las áreas protegidas. Pero también nosotros podemos contribuir con algunas de estas acciones a la reforestación del planeta:

1. Planta un árbol, ya sea en tu jardín o afuera de tu casa. Es importante que te asesores o investigues qué árboles son endémicos de tu región para evitar plantar especies que puedan amenazar al resto de la flora.

2. Únete a voluntariados a favor de la reforestación, o voluntariados para limpiar los bosques y mantos acuíferos. Si no tienes tiempo, puedes hacer donativos recurrentes para sostenter estas actividades sin fines de lucro.

3. Reduce tus compras de muebles y productos de madera, y si lo haces, busca que tengan el certificado FSC (Forest Stewardship Council), que significa que provienen de bosques regenerativos.

4. Compra frutas y verduras orgánicas, preferentemente. Estas provienen de prácticas agrícolas sostenibles y no de campos donde antes hubo un bosque.

5. Reduce tus compras de papel, libros impresos, periódicos, etc. Y, si lo haces, busca que se utilice papel reciclado.

También te recomendamos: ¿Un bosque dentro de una prisión? Conoce este impactante proyecto de reinserción social

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.