¿Quieres salvar el planeta? Sigue esta dieta y, de paso, mejora tu salud

¿Quieres salvar el planeta? Sigue esta dieta y, de paso, mejora tu salud

Tiempo de lectura: 2 mins.

Debes aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres de temporada, orgánicas y locales.

Hacer dieta casi siempre está ligado a bajar de peso, pero qué pasaría si supieras que tu dieta puede salvar el planeta. Seguro te lo pensarías dos veces a la hora de hacer tu lista del supermercado.

Según informa Greenpeace, “la dieta es una de las mejores herramientas, y al alcance de todas las personas, que tenemos para contribuir a salvar el planeta y a mejorar nuestra salud“.

Lo primero que tienes que saber es que debes dejar a un lado las carnes rojas. Sí, empezamos mal pero la medicina nos ha demostrado que su consumo está relacionado con enfermedades cardiovasculares y cáncer. También para el planeta es igual de malo porque la carne tiene un elevado coste ambiental. De hecho, el 14 por ciento del total de las emisiones a nivel mundial las genera la ganadería industrial.

Al mismo tiempo que eliminas la carne, debes incluir en tu dieta muchas más frutas, verduras y legumbres de temporada. Esto no solo te aportará vitaminas y minerales específicos o desarrollará tu sistema inmune, también reducirás las toneladas de CO2 que se emiten en la conservación de productos que no son de temporada.

Y aunque no hablamos de eliminar, lo cierto es que cuanto menos azúcar mejor. Tu cuerpo y el planeta también lo agradecerán. De hecho, cada vez es más frecuente el consumo de azúcar a través de las bebidas por lo que siempre decántate por beber agua. Es 100% saludable y 100% sustentable.

Además, una dieta que ayude en la conservación del medio ambiente no debe superar las 2,500 calorías diarias. Y, por supuesto, se debe eliminar también por completo desperdiciar comida. Recuerda que según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se tiran.

Otras recomendaciones se basan en el consumo de productos orgánicos, locales y naturales. Y lo ideal sería también compartir la comida que te sobra y compostar tus residuos orgánicos. De esta manera, el ciclo virtuoso de protección tanto del medio ambiente como tuyo se completa.

Te puede interesar: Rescatar la capa de ozono desde tu casa es posible: te decimos cómo