Crean plástico comestible para evitar desperdicios ¡y gana premio!

Crean plástico comestible para evitar desperdicios ¡y gana premio!

Tiempo de lectura: 4 mins.

Traceless es la empresa que ha conseguido crear plástico comestible a partir de residuos agrícolas. También es un desperdicio que se logra convertir en abono. Y por este invento ha recibido el premio Green Alley Award.

La búsqueda de opciones que sustituyan al plástico por un material menos dañino para el medio ambiente es materia continua de investigación. Y ya han surgido ideas que prometen ayudar. Una de ellas ha creado empaques que se convierten en abono e incluso que se pueden comer.

Residuos agrícolas que son plástico comestible

El cerebro detrás de esta idea es Anne Lamp, que ha diseñado un sistema para transformar los residuos agrícolas en plásticos. Y no solo eso, ha logrado que después de usarse se reintegren a la cadena de suministro de alimentos. El proceso puede reducir las emisiones de carbono en un 87% en comparación con la producción de plásticos convencionales. Y una gran noticia es que también promete competir en precio.

Esta ingeniera alemana ha aplicado sus conocimientos a su concepto de ciclo de vida conocido como «de la cuna a la cuna», que trata de dar un enfoque circular a sus proyectos. Para ello ha fundado la empresa Traceless, que comercializará la idea de este plástico comestible. Y seguro habrá muchos interesados, ya que este año entra en vigor la prohibición de la UE sobre algunos plásticos de un solo uso.

convierten el plástico en sustancias comestibles

Los esfuerzos de Lamp además han sido reconocidos por el Green Alley Award de este año. Un premio que exalta y celebra a las startups que están demostrando con éxito el potencial de la economía circular. Los premios fueron fundados en 2014 por Jan Patrick Schulz, director ejecutivo de Landbell Group, un proveedor global de soluciones amigables con el medio ambiente.

Como dice Schulz: «queremos fomentar modelos de negocio que combinen la conservación de recursos con el éxito económico [en un] enfoque holístico y bio-circular». Y según la organización de estos premios, Traceless sigue al pie de la letra este objetivo.

Otras propuestas virtuosas

La convocatoria de los Green Alley Award este año recibió proyectos de 189 empresas emergentes de 30 países. Después de un cuidadoso escrutinio, estos se redujeron a seis finalistas. Cada uno de ellos presentó su propuesta de forma virtual ante un comité de jueces, que se puede ver en el video de abajo. Junto con Traceless, cada uno de los finalistas aportó una solución circular prometedora sobre diferentes temas.

Green Alley Award 2021 Recording from Landbell Group on Vimeo.

Carbonauten, Dimpora, Kleiderly, Resync y TrusTrace son las otras empresas con ideas innovadoras y sostenibles.

La primera se ha propuesto la tarea de convertir la madera de desecho en sustitutos del plástico. La segunda diseña membranas transpirables y respetuosas con el medio ambiente para ropa deportiva al aire libre. Kleiderly transforma los residuos de tejidos en sustitutos limpios y ecológicos de los termoplásticos a base de aceite. Resync quiere adecuar la oferta y demanda en el espacio del reciclaje B2B.

Por último, TrusTrace es una nueva plataforma digital que ayuda a arrojar luz sobre el mundo, a menudo opaco, de la cadena de suministro de la moda.

Green Alley Award acepta ya candidatos para 2022. La fecha de presentación de proyectos será del 14 de septiembre al 23 de noviembre de 2021. ¿Conoces a alguien que vale la pena postular? Regístralo aquí.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te puede interesar: Logran bioplástico con polvo de madera que se deshace en tres meses