¿Los gatos pueden tener gripe? Sí y estos son sus síntomas

¿Los gatos pueden tener gripe? Sí y estos son sus síntomas

Tiempo de lectura: 2 mins.

Los gatos pueden presentar enfermedades respiratorias al igual que los humanos, pero ¿cómo los detectamos? Aquí te revelamos todos los síntomas.

Los gatos, al igual que nosotros los humanos, pueden presentar diversas enfermedades estomacales y respiratorias. Pero ¿pueden padecer gripe?

De acuerdo con el portal ABC, sí, los gatos también pueden desarrollar gripe y otras enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio, pero lamentablemente, ellos se podrían sentir peor los síntomas que los humanos.

La gripe en los gatos puede deberse a una bacteria o un virus y en algunos casos podrían presentarse complicaciones respiratorias.

Incluso, podrían contagiar a otros gatitos que convivan con ellos.

Síntomas de gripe en los gatos

Cuando los gatos tienen gripe pueden presentar síntomas muy similares a los de los humanos.

Estos felinos pueden presentar estornudos y un poco secreción nasal. Lo notarás ya que su nariz siempre se verá muy húmeda o con mucha secreción.

También pueden presentar úlceras en su boca, inflamación de los ganglios linfáticos y dolor en su cuerpo.

Algunos gatos también pueden presentar falta de apetito, fiebre y cansancio.

Los síntomas pueden durar hasta una semana, pero si notas que duran más tiempo o sus signos empeoran, lo mejor será llevarlo al veterinario para un chequeo y medicamentos que mejoren su condición.

También te puede interesar: Estudio: los canguros salvajes pueden comunicarse de forma intencional con los humanos

¿Los gatos pueden contagiar de gripe a los humanos?

Aunque presenten los mismos síntomas de gripe que los humanos, los gatos no pueden contagiar el virus o la enfermedad a niños, adultos o ancianos; así que no tienes porqué preocuparte por convivir con él.

Sin embargo, sí pueden transmitirlo a otros gatos.

Si notas que tu gato tiene gripa, pero tienes otros gatitos sanos, lo mejor es evitar el contacto entre los gatitos para así no contagiar al resto.

También procura que cada gato coma y beba desde su recipiente y que cada gatito tenga su arenero.

Además, evita que duerman juntos, esto solo mientras dura la enfermedad.