Además del chocolate, el cacao también puede ser una fuente de energía renovable

Además del chocolate, el cacao también puede ser una fuente de energía renovable

El cacao no solo es el “alimento de los dioses”, también es una poderosa fuente de energía renovable. Pero ¿por qué?

Si eres amante del chocolate, seguramente sabrás que este delicioso alimento proviene del cacao, el fruto de un árbol que tiene su origen en las regiones tropicales de América.

Aunque el cacao es nativo del continente americano, los países africanos Ghana y Costa de Marfil se han convertido en los principales productores de cacao en el Mundo.

Incluso, se calcula que el 40% del chocolate que consumimos proviene de Costa de Marfil, un país que está sacando un gran provecho al cacao al convertir los desechos en energía.

También te puede interesar: París planea convertirse en una ‘Smart City’ 100% sostenible para 2050

Cacao: una gran fuente de energía renovable

Al ser uno de los mayores productores de chocolate, Costa de Marfil se enfocó en darle un segundo uso a los desechos del cacao.

Sobre todo a los granos, las cáscaras de las mazorcas y el líquido generado en el fermentación conocida como “sudor” de cacao.

Y, afortunadamente, el país descubrió que los residuos del cacao se podrían convertir en energía renovable.

En Divo, Costa de Marfil, se está trabajando en la creación de una planta de biomasa que transforma los desechos en energía renovable.

Se espera que la planta esté lista en 2023 y podría producir de 46 y 70 MW de electricidad por año.

De acuerdo con Yapi Ogou, director de Soden, señaló que la “planta por sí sola podrá satisfacer las necesidades de electricidad de 1.7 millones de personas.

Sobre la planta, Mohammed Adow, fundador de Powershift Africa, señaló:

«La utilización exitosa de estas mazorcas de cacao no solo garantizará el acceso universal a la electricidad, sino que también agregará valor a la cadena de valor de la producción de cacao, además de otros beneficios económicos».

Además, permitirá crear empleos para cientos de personas.

“La creación de empleo a través de la recolección, el transporte, el almacenamiento y el procesamiento de las cápsulas se materializará. Esto permitirá a muchos habitantes crecer económicamente».

Actualmente, Costa de Marfil obtiene su energía de combustibles fósiles y el gas natural, algo que podría cambiar en los próximos años. ¡Qué gran iniciativa!

También te puede interesar: En Finlandia, desarrollan café de laboratorio para frenar la sobrexplotación del campo