El «match» de Reynalda con Ramón hizo posible su transplante y salvó su vida

El «match» de Reynalda con Ramón hizo posible su transplante y salvó su vida

Tiempo de lectura: 4 mins.

Descubre la historia de Reynalda, que recibió un transplante de médula gracias a Be The Match, un registro de posibles donadores sin fines de lucro.

En mayo del 2016, Reynalda, una mujer michoacana de 58 años que vive en California, comenzó a sentirse muy cansada y con fiebre. Una semana después le diagnosticaron leucemia, enfermedad que se presenta anualmente en 2.3 personas por cada 100 mil habitantes. Recibió tratamiento y parecía que estaba curada. Sin embargo, en 2019 este cáncer en la sangre regresó. Y con más agresividad.

Al mismo tiempo, a miles de kilómetros, en la Ciudad de México, Ramón, experto en sistemas computacionales, acudía a una plática en su trabajo sobre la donación de médula ósea, impartida por Be The Match. Se trata de una organización sin fines de lucro que facilita la extracción y traslado a nivel mundial de células madre para conectar a donadores voluntarios y enfermos que las necesitan para sobrevivir.

match

La charla a la que asistió fue tan elocuente que, como miles mexicanos que ya se inscribieron, Ramón aceptó formar parte del registro de Be The Match. En otras palabras: ingresar a la base de datos de posibles donadores de células madre más grande del mundo.

Apenas 2 meses después de su recaída, los médicos de Reynalda le dieron una gran noticia: en una base de datos de donantes habían localizado el perfil genético de quien podría salvarle la vida: Ramón.

Breve anonimato

En México, la ley prohíbe a un donador de médula ósea y su paciente conocerse durante los primeros 18 meses después del trasplante. Ese tiempo sirve, fundamentalmente, para que las nuevas células implanten en el enfermo y éste se recupere. Los 18 meses después del transplante de Reynalda ya pasaron. Y, la semana pasada, a través de una celebración via streaming, Reynalda y Ramón pudieron conocerse finalmente. Por la pandemia, fue a través del evento virtual Uniendo Vidas, que Reynalda conoció al héroe que le salvó la vida.

El evento contó con la participación de la actriz Natalia Téllez como maestra de ceremonias, y la música de Elefante y Nacho y Sánchez de Los Claxons.

Rodeados de sus familiares y amigos en sus respectivas ciudades, Reynalda y Ramón fueron enlazados vía streaming. Fue un momento emocionante ya que no se conocían, ni siquiera por foto.

Cómo inscribirse

La forma más fácil de apoyar a pacientes cuya vida depende de la donación de células madre es solicitando el kit de registro a domicilio. Este kit consta de un formulario básico y un par de hisopos para obtener una muestra bucal que se analiza con el fin de conocer el perfil genético del posible donador y sumarlo a la gran base de datos de Be The Match a nivel mundial. La idea es que, tarde o temprano, se logre un “match” con algún paciente que requiera esas células madre y se pueda realizar la donación a través de un transplante.

Las probabilidades de ser compatible genéticamente con algún paciente son bajas, en promedio 1 de cada 430 personas hace «match». Es por eso que Be The Match México tiene la tarea de continuar creciendo la base de posibles donadores. Actualmente, el registro nacional supera los 55 mil perfiles genéticos. El objetivo de la organización es llegar a 1 millón para 2027.

También se puede apoyar a pacientes realizando aportaciones que ayuden a costear gastos como el proceso de donación, el traslado de las células madre y la ampliación del registro de posibles donadores.Y es posible ayudar mediante iniciativas de voluntariado o servicio social.

Reynalda, cuyo trasplante se realizó el 24 de julio del 2019, exactamente un mes antes de su cumpleaños, comparte su experiencia, “Ese día, recuerdo que entraron las enfermeras cantándome ‘feliz cumpleaños a ti’. Y yo les dije ‘no, todavía no cumplo años, es hasta el 24 de agosto’. Y me respondieron ‘es que a partir de ahora ya tienes nueva fecha de vida. Hoy volviste a nacer’».

También lee: Día mundial contra el cáncer: ¿cómo prevenir la enfermedad?