Los planes de Naciones Unidas para proteger la biodiversidad

Los planes de Naciones Unidas para proteger la biodiversidad

Tiempo de lectura: 2 mins.

· La iniciativa busca evitar a toda cosa una sexta extinción masiva

En una propuesta presentada en días pasados, la Convención de las Naciones Unidas para la Diversidad Biológica planteó la protección del 30% del planeta para 2030. Además de la protección de los ecosistemas, la propuesta presentada establece un plan de 20 puntos para frenar la pérdida de biodiversidad y lograr su recuperación total para el año 2050. 

Algunas de las acciones que se establecen en la propuesta para la protección de la biodiversidad son:

  • Reducir la tasa de introducción de especies invasoras en un 50 por ciento y reducir su impacto en el 50 por ciento de los lugares donde ya están presentes
  • Reducir la contaminación por nutrientes, pesticidas y plásticos en al menos un 50 por ciento.
  • Asegurarse de que el uso y comercio humano de la vida silvestre sea sostenible y legal
  • Usar soluciones basadas en la naturaleza para mitigar y adaptarse a la crisis climática para lograr el 30 % de las reducciones de dióxido de carbono requeridas por el Acuerdo de París
  • Conservar y restaurar ecosistemas de agua dulce, marinos y terrestres, aumentando en por lo menos un 50% de las superficies terrestres y marinas
  • Reformar los sectores económicos encauzándolos hacia prácticas sostenibles, incluso a lo largo de sus cadenas de suministro nacionales y transnacionales

No te pierdas: 2020, Año Internacional de la Sanidad Vegetal



La propuesta, creada a partir de la publicación de un alarmante estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que advertía sobre la posibilidad de extinción de más de un millón de especies, espera a su adopción por los líderes mundiales. Éstos se darán cita el próximo mes de octubre en una cumbre en la ciudad china de Kunming. 

Algunos expertos consideran que la propuesta, a pesar de ser un borrador, plantea acciones insuficientes y poco radicales para enfrentar un problema que, a todos luces, ha alcanzado los niveles de emergencia. Otros más reconocen que la protección del 30% de la superficie del planeta es un muy buen comienzo, siempre y cuando dichas acciones se cumplan a cabalidad y sean vigiladas hasta alcanzar los objetivos planteados.