La extraña respuesta de las abejas a la crisis del plástico

La extraña respuesta de las abejas a la crisis del plástico

Tiempo de lectura: 2 mins.

Investigadores en Argentina encontraron que las abejas de distintas zonas agrícolas han comenzado a construir sus nidos con desechos plásticos provenientes de granjas aledañas.

  • Investigadores en Argentina encontraron que las abejas de distintas zonas agrícolas han comenzado a construir sus nidos con desechos plásticos provenientes de granjas aledañas.

En un estudio realizado entre 2017 y 2018 en San Juan, Argentina, publicado en el diario científico Apidologie, Mariana Laura Allasino, del Instituto Nacional de Tecnología Agrícola, encontró que las abejas de la familia Megachilidae, conocidas por crear nidos para depositar sus larvas y no grandes colmenas como otras familias de su especie, han comenzado a utilizar residuos plásticos para su  construcción. 

Para los investigadores el hallazgo, aunque lamentable por razones evidentes, también refleja una nueva adaptabilidad de este insecto, declarado hace sólo unos meses como el ser vivo más importante del planeta. Aunque en 2013, en Canadá, se habían encontrado nidos parcialmente construidos a partir de desechos de esta naturaleza, esta es la primera vez que se descubren estructuras totalmente de plástico en las que, de acuerdo a los investigadores, lograron desarrollarse con éxito algunas de las larvas. 

Foto: Mariana Laura Allasino

Además, el mismo estudio señaló que las abejas podrían estar haciendo esta elección de manera deliberada, pues el uso de plástico en sus nidos evita, a diferencia de los de madera y material orgánico, que la estructura sea debilitada por moho o parásitos.

Sin embargo, para Hollis Woodward, entomóloga de la Universidad de California, la noticia es realmente devastadora, pues el plástico representa una gran amenaza a la vida salvaje, sobre todo en la forma de microplásticos. En numerosas ocasiones estos desechos son confundidos por alimento y ponen en riesgo la vida de los animales, especialmente de aquellos que habitan en entornos marinos. Para la científica representa también un ejemplo más del fracaso de los humanos y sus industrias en el correcto tratamiento de los desechos.