Kyocera transforma campos de golf en granjas solares

Kyocera transforma campos de golf en granjas solares

· Actualmente, uno de estos campos de golf provee energía para más de 10 mil hogares japoneses.

Kyocera, la empresa japonesa de tecnología fundada en 1959, ha decidido aprovechar el abandono de algunos campos de golf y otros inmuebles para instalar grandes extensiones de paneles solares con potencial para dar energía a miles de hogares

Después del desastre nuclear en Fukushima en el año 2011, además de la evidente crisis medioambiental global, gobierno y empresas japonesas han volcado sus esfuerzos en la creación de nuevas fuentes de energía segura y renovable. 

El primer caso de éxito para Kyocera tuvo lugar en abril de 2018, con el reaprovechamiento del campo de golf en Yonago City. Con una extensión de más de 1.2 kilómetros, esta granja solar instalada por la empresa tiene una capacidad de más de 29.2 MW (megawatts) y actualmente provee energía a 12 mil hogares en esta ciudad nipona

No te pierdas: Los esfuerzos de Ikea para ser ambientalmente positiva



El proyecto tuvo gran resonancia, pues es bien sabido que los campos de golf malgastan recursos hídricos y su extensión -ambientalmente hablando- podría ser mejor aprovechada. En Estados Unidos, la iniciativa, si no replicada, sirvió de inspiración para la instalación de granjas solares que alimentan a los clubes y todos sus sistemas, incluidos los de riego. Esto les ha permitido ahorrar grandes cantidades y, en consecuencia, se logró invertir en carritos de golf eléctricos para sustituir a las viejas versiones de diesel. 

Otras acciones sostenibles que Kyocera ha puesto en marcha son la transformación de sus manufacturas en edificios verdes y diversas campañas de reforestación en el país. Asimismo, la empresa ha invertido en el desarrollo de materiales sostenibles para todos sus productos y ha instalado -esto en Alemania- numerosos santuarios de abejas en las propias áreas verdes de sus centros de trabajo. 

En sus instalaciones, la compañía ha montado “cortinas verdes” que, además de refrescar el entorno de trabajo y así evitar el uso de aire acondicionado, también sirven para el cultivo de distintos vegetales. Como resultado de esto, durante el verano los empleados de Kyocera disfrutan platillos nutritivos elaborados con las cosechas de estas estructuras verdes.

Kyocera en Wokii
Santuarios para abejas en las instalaciones de la compañía