Guía definitiva del té: cuál es mejor para ti, según sus beneficios

Guía definitiva del té: cuál es mejor para ti, según sus beneficios

¿No sabes qué té tiene más beneficios para tu salud? Aquí te damos algunas pistas para que comiences a gozar de todas sus propiedades.

Este Día Mundial del Té nos sirve de pretexto para hablar de una de las bebidas que, por años, ha sido subvalorada. Hoy, parece que más personas se están acercando a descubrir los enormes beneficios que tiene el té en nuestra salud.

Para ello, armamos esta guía práctica para resolver, de una vez por todas, esas dudas como la diferencia entre el té, la tisana y una infusión; qué tipos de té existen y cuál es bueno para nuestra salud, según nuestras necesidades y condiciones particulares.

Foto: Unsplash

Porque, debemos decirlo de una vez: si estás buscando sustituir el café por el té, no siempre es el camino correcto. Algunos tés tienen altas dosis de cafeína (también conocida como teína) que lo pueden hacer casi tan fuerte como una taza de espresso.

Pero, en términos generales, los expertos en la salud coinciden con que una buena taza de té puede traer múltiples beneficios a nuestro organismo, desde la piel y el cabello hasta en funciones más vitales como el riego sanguíneo.

Todo lo que debes conocer sobre el té

Primero, debemos hacer una diferenciación de conceptos. El té, propiamente dicho, es la bebida que se prepara infusionando las hojas de la planta Camellia sinensis, originaria de China.

La planta de té también se cultiva en otras zonas del mundo, como India, y es muy difícil que crezca en otras regiones debido a las exigencias climáticas de esta planta.

té verde y sus beneficios
Foto: Unsplash

Una tisana, en cambio, es la infusión de cualquier otra hierba, fruta o semilla. Por ejemplo, tenemos desde el mate (que se hace con hierba mate) hasta la manzanilla, la hierbabuena, la menta o las hojas de limón. Todas estas son tisanas o simplemente infusiones.

Ahora sí: tipos de té y cuáles son sus beneficios

Existen seis tipos de té, todos derivados de la misma hoja. Lo que cambia son los procesos de oxidación, que le van dando tonos y sabores diferentes, pero también beneficios particulares para cada tipo de té.

Además de estos tipos de té, podemos encontrar en el mercado subtipos de té, con mezclas de otras hierbas, frutas o incluso el té matcha, que es un derivado pulverizado del té verde.

Entre los beneficios del té, en general, encontraremos su alto poder antioxidante, pero también algunas particularidades que debes tomar en cuenta al momento de seleccionar tu té predilecto.

Té blanco

El té blanco es la hoja de té menos oxidada y, por lo tanto, es uno de los más ricos en antioxidantes. Su sabor es ligero y tiene un tono muy suave. Más allá de su sabor, entre los beneficios del té blanco encontraremos que:

  • Mejora la salud del hígado y previene enfermedades hepáticas
  • Ayuda a reducir peso.
  • Reduce el riego de padecer cáncer, así como de enfermedades cardiovasculares.
  • Beneficia la salud de la piel y el cabello.
  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Ayuda a aumentar la producción de serotonina y dopamina en el cerebro, neurotransmisores clave para elevar el ánimo y mantenernos alerta.

Té verde

El té verde se elabora con hojas de té no fermentadas, que una vez cosechadas, se dejan secar y se someten a tratamiento de calor. Es, quizás, el más balanceado de todos y uno de los más recomendados para casi cualquier persona.

Dentro de los beneficios del té verde encontramos lo siguiente:

  • Rico en antioxidantes.
  • Reduce el estrés.
  • Es bajo en cafeína.
  • Previene la caries.
  • Aporta vitaminas A , C y E.
  • Benéfico para niños con Síndrome de Down.

Sin embargo, el té verde se desaconseja en embarazadas y en mujeres en época de lactancia, así como en personas con hipertensión. Si no estás en esos grupos, hay muchos beneficios del té verde esperándote.

Té amarillo

El té amarillo es muy difícil de conseguir, ya que se produce solamente en China (y no es precisamente barato). Su sabor es suave y poco astringente.

Su color viene del tratamiento que se le da a las hojas de té: tras una cocción rápida, se las envuelve con un paño especial húmedo. Al proceso se le llama men huan (sellado amarillo).

El proceso se repite varias veces, dependiendo del resultado deseado. Esto permite que se produzca una oxidación corta y controlada.

Algunos de los beneficios del té amarillo son:

  • Alto en antioxidantes
  • Efecto antiinflamatorio
  • Favorece a tener un buen ritmo cardíaco
  • Mejora los síntomas del síndrome metabólico
  • Favorece la salud gástrica
  • Ayuda a perder peso

Té rojo

Este té también es conocido como phu erh, o “té de los emperadores”. Su elaboración se descubrió de manera casual, al tratar de alargar la conservación del té verde. Sin querer, dieron con un grado de oxidación mayor de tonos rojizos.

El té rojo, además de ser delicioso, tiene los siguientes beneficios:

  • Alto en cafeína
  • Es antioxidante y digestivo.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Se utiliza en dietas depurativas y de pérdida de peso.
  • Perfecto para dietas para el hígado.
  • Ayuda a regular el colesterol.
  • Potencia el sistema inmune.

Al igual que el té verde, se desaconseja su consumo a embarazadas o mujeres en época de lactancia, así como a quienes sufren hipertensión arterial, nerviosismo, ansiedad y problemas para conciliar el sueño.

Té azul o oolong

Uno de los tés de moda entre los conocedores de este mundo herbal es el té azul o oolong, que está a medio camino entre el té verde y el té rojo, debido su proceso de semi-fermentación. Además, es uno de los tés con más beneficios digestivos.

¿Para qué sirve el té oolong?

  • Combate el colesterol.
  • Contribuye a acelerar el el metabolismo.
  • Mejora la digestión.
  • Preserva el sistema cardiovascular.
  • Mantiene el estado de la piel.

Si padeces, por ejemplo, problemas de colesterol, triglicéridos o necesitas perder algo de grasa en el cuerpo, el té oolong es una de tus mejores opciones.

Té negro

Llegamos al té con mayor grado de oxidación y, por lo tanto, el que tiene el sabor más astringente, pero no por ello menos delicioso.

Este té es el preferido de los británicos, que incluso tienen su propia mezcla de té negro llamada English Breakfast. Algunos beneficios del té negro son:

  • Ayuda a mantenerte alerta y favorece la concentración.
  • Potencia la memoria a largo y corto plazo.
  • Fortalece el aprendizaje.
  • Agiliza el procesamiento de información.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Evita el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Es diurético y depurador.

¿Qué efectos secundarios puedo tener?

Aunque hay muchos beneficios del té, también puede causar efectos secundarios. Las hojas de la planta Camellia sinensis son ricas en cafeína o teína (es la misma molécula, al fin de cuentas).

Existe la creencia de que la proporción de cafeína en un té varía según el grado de oxidación de las hojas, pero hay estudios que señalan que esta es una forma algo imprecisa de calcular qué té es mejor en este rubro.

De ser cierto esto, un té blanco (el menos oxidado) no contiene menos cafeína que un té negro (el más oxidado) y ambos pueden ser igual de “fuertes”.

beneficios del té
Foto: Unsplash

La realidad es que, por cada 100 mg de té, encontramos unos 20 mg de cafeína. No es una cantidad muy alta, pero es suficiente como para percibir sus efectos.

Al igual que si tomamos una taza de café, se puede producir ansiedad, imposibilidad de conciliar el sueño, imposibilidad de permanecer dormidos, estrés y cansancio.

Pero estos efectos son poco frecuentes y sólo se presentan en un porcentaje muy reducido de la población altamente sensible a la cafeína. Si eres una de ellas, quizás el té no lo es mejor para ti y te convenga, mejor, prepararte una tisana.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te recomendamos: 8 beneficios del té verde, basados en evidencia científica